Empresas

Se elimina laguna en ley de concurso mercantil 

Con la reforma financiera se eliminó la posibilidad de que las empresas avasallaran a los inversionistas extranjeros en las reestructuraciones, lo que ayuda a que las empresas capeen la caída en los mercados emergentes.
Bloomberg
01 febrero 2014 15:40 Última actualización 02 febrero 2014 5:0
[Vitro afirmó que la nueva emisión combina tanto la fortaleza como la diversificación de su cartera y al número de clientes que atiende. / Bloomberg] 

Vitro SAB utilizó la deuda interempresarial para forzar una reestructuración pese a las objeciones de los bonistas ante la justicia local hace dos años. (Bloomberg/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los tomadores de préstamos de mayor riesgo de México están pagando las tasas de interés más bajas en 15 años en tanto el país elimina una laguna legal en la Ley de Concursos Mercantiles que había permitido que las empresas avasallaran a los inversionistas extranjeros en las reestructuraciones.

Los rendimientos medios sobre los bonos corporativos mexicanos calificados como basura llegaron a caer hasta 6.57 por ciento el 21 de enero y se desplomaron 2.75 puntos porcentuales desde un máximo récord en junio, más de tres veces la caída media en los mercados emergentes monitoreados por Bank of America Corp.

México intenta recuperar la confianza de los inversionistas en sus leyes relativas a quiebras después de que el fabricante de vidrios Vitro SAB utilizó la deuda interempresarial para forzar una reestructuración pese a las objeciones de los bonistas ante la justicia local hace dos años.

Los cambios en el concurso mercantil, el término usado en México para los procedimientos de quiebra, también están contribuyendo a que las empresas del país capeen una caída de los mercados emergentes desatada por una reducción del estímulo monetario estadounidense y crisis financieras que van desde Turquía hasta Argentina.

“La situación de Vitro puso en evidencia el problema del concurso, que en definitiva es que no hay una norma que establezca cómo debe realizarse una reestructuración”, dijo en una entrevista telefónica Robert Rauch, que colabora en la gestión de 3 mil 900 millones de dólares como socio de Gramercy Funds Management LLC. “Ciertamente servirá para avanzar”.

OBEDIENCIA A LA LEY

Rodrigo Estrada, portavoz de Vitro, dijo en una entrevista telefónica que la empresa “siempre obedeció la ley vigente en el momento”, y que actualmente obedece la ley y seguirá haciéndolo.

Cuando la justicia estadounidense frenó la aplicación de la reestructuración de Vitro, la empresa logró un arreglo con los acreedores encabezados por Elliott Management Corp. el año pasado poniendo fin a una disputa legal que derivaba del impago de bonos por mil 200 millones de dólares en 2009.

Empresas que incluyen a Grupo Famsa SAB y Cemex SAB intentaron llevar a los inversionistas la tranquilidad de que no tomarían el mismo camino que Vitro agregando una cláusula a sus acuerdos sobre bonos y préstamos que protegían a los acreedores contra el uso de la deuda interempresarial en las reestructuraciones. Entre los banqueros mexicanos, este agregado pasó a ser conocido como la “cláusula anti-Vitro”.

Las nuevas leyes de quiebra, que forman parte de la reforma financiera impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto, limitan a 25 por ciento los votos que pueden tener los tenedores de deuda interempresarial en los procedimientos de reestructuración al oponerse a acreedores externos, según Thomas Heather, socio del estudio jurídico Ritch Mueller Heather y Nicolau S.C. en la Ciudad de México.

Los cambios legales también significan que las empresas estarán autorizadas a endeudarse mientras atraviesan una quiebra y a elegir un mediador externo, dijo.

Las empresas mexicanas representaron un tercio de todos los incumplimientos de pagos de bonos corporativos en dólares en América Latina desde 1998, según datos recopilados por Bloomberg.

SIN DIENTES

"¿No he escuchado esta historia antes?", preguntó Luis Maizel, que ayuda a supervisar 5 mil millones de dólares en inversiones como presidente de LM Capital Group LLC en San Diego.

"La razón por la que hay más incumplimientos en México que en cualquier otro lugar es porque no hay dientes para los prestamistas, para los acreedores".

En México hubo tres compañías que incumplieron en sus pagos de deuda en 2013, las desarrolladoras Homex, Geo y Urbi, comparado con una en 2012.