Empresas

Rolls-Royce advierte que sus beneficios podrían caer hasta 13% en 2015

La firma argumenta que el bajo precio del petróleo trajo incertidumbre en muchos de sus mercados. En 2014, los beneficios de la firma británica registraron una caída de
8 por ciento.
Reuters
13 febrero 2015 8:21 Última actualización 13 febrero 2015 8:21
Industria aeroespacial

Turbina de un A350 XWB de Aierbus. (Reuters)

La compañía británica Rolls-Royce advirtió que sus beneficios podrían caer este año hasta 13 por ciento, por encima del 8 por ciento del año anterior, argumentando que el bajo precio del petróleo aumentó la incertidumbre en muchos de sus mercados y clientes.

El segundo mayor fabricante de motores de aviación tras la estadounidense General Electric ya había recortado sus previsiones para 2015 en octubre, cuando sacudió al mercado al advertir que no crecería este año.

Rolls-Royce dijo el viernes que espera ganancias antes de impuestos de entre mil 400 millones y mil 550 millones de libras, equivalentes a un unos 2 mil 200 millones-2 mil 400 millones de dólares, para 2015, una caída de hasta 10 puntos porcentuales respecto a su proyección anterior de octubre, cuando la estimación era de hasta 3 por ciento menos.

No obstante, los analistas ya esperaban un descenso en las utilidades este año de mil 481 millones de libras antes de impuestos, en línea con el punto medio del nuevo rango calculado por Rolls-Royce.

En ese momento, la compañía dijo que el mercado de su principal negocio de motores para aviación se fortalecería, pero que sus clientes en los sectores de petróleo y gas, minería, construcción, industria y agricultura estaban cancelando o aplazando sus pedidos.

Rolls-Royce anunció un beneficio subyacente antes de impuestos el año pasado de mil 617 millones de libras, 8 por ciento menos que el año anterior, pero algo mejor que el promedio de las estimaciones de los analistas, de mil 601 millones de libras.

Al ampliar el rango de su previsión de beneficios, la compañía reiteró que anticipa una menor demanda de sistemas de propulsión y servicios relacionados en su negocio marítimo, que suministra a la industria petrolera y gasífera en alta mar, al igual que los recortes de clientes que usan sus equipos en generación de energía, construcción y proyectos mineros.

Además, la compañía indicó que los retrasos en varios proyectos de aviación, como los nuevos aviones de fuselaje amplio 787 de Boeing y el A350 de Airbus, hicieron que la nueva capacidad de producción de motores puesta en marcha por Rolls-Royce esté siendo subutilizada.

"Hemos ampliado esta banda (de proyección) por la creciente incertidumbre", dijo a los periodistas el presidente ejecutivo, John Rishton.

Pese a todo, aseguró estar confiado en el desempeño del negocio en el largo plazo.

"Sabemos cómo afrontar los retos a corto plazo y estamos tomando acciones decisivas que nos convertirán en una compañía más fuerte y nos devolverá al crecimiento rentable", afirmó.