Empresas

Restituyen planta de Hilasal a sus dueños

01 febrero 2014 9:53 Última actualización 13 noviembre 2013 19:5

 
Gabriela Chávez
GUADALAJARA, Jal., 13 de noviembre.- Trabajadores de Hilasal retornaron a sus actividades en la fábrica de toallas ubicada en El Salto, Jalisco luego que el juez segundo ordenó al acreedor GE Capital restituir la planta tras dejar sin efecto la ejecución del fideicomiso de garantías.
 
En entrevista con El Financiero, Alejandro Rodríguez, gerente de finanzas de Hilasal denunció varias anomalías en el procedimiento mediante el cual GE Capital pretendió recuperar las garantías del crédito, sin respetar el concurso mercantil dictado en mayo del 2013 por el juez segundo de lo civil, Héctor Martínez Flores, dijo.
 
Si bien GE Capital informó que la toma de las instalaciones hace siete días se realizó de manera “pacífica”, Rodríguez denunció que hubo dolo pues los acreedores se presentaron en hora inhábil, sin estar presentes los representantes legales de la empresa, “forzando la puerta de ingreso, apoyados en la fuerza pública y golpeando al vigilante”.
 
Rodríguez indicó que el juez sexto de la ciudad de México rectificó su decisión el viernes pasado, mientras el juez quinto de Jalisco repentinamente se declaró incompetente para atender el caso y dilató más la reapertura.
 
Destacó que para los empresarios de Hilasal y para el gobierno de Jalisco que a través del titular del Trabajo, Eduardo Almaguer siguió de cerca el asunto, lo más importante era devolver las fuentes de empleo a los 600 trabajadores afectados.
 
Sobre el concurso mercantil mencionó que el plazo para lograr un acuerdo con los acreedores vence en tres meses y no descartó una solución favorable, pues los adeudos suman 350 millones de pesos y el valor de los activos de Hilasal supera los 600 millones.
 
“Tenemos capacidad de poder servir la deuda y si todo el flujo lo destináramos a esto, pagaríamos en cinco años”, añadió al destacar que la empresa tiene intención de cumplir con sus obligaciones y lleva dos años con crecimiento en sus ventas.
 
Rodríguez lamentó lo ocurrido y reiteró que GE Capital actuó a sabiendas del daño que causaría “parando en seco una fábrica y abandonandola siete días”, sin importar el daño a los equipos electrónico que esto pudo haber causado.