Empresas

Restauranteros yucatecos en crisis por cambios fiscales

El sector restaurantero está siendo severamente dañado con el alza de diversos insumos y el cambio de la miscelánea fiscal, dijo el presidente de la CANIRAC en Yucatán, Álvaro Mimenza.
Yoisi Moguel / corresponsal
24 mayo 2014 21:28 Última actualización 24 mayo 2014 21:28
[Los restaurantes no fueron sometidos a inspecciones durante el shutdown. / Reuters]  

[Los restaurantes no fueron sometidos a inspecciones durante el shutdown. / Reuters]

MÉRIDA.- El sector restaurantero de Yucatán atraviesa por una crisis, ya que más de 20 establecimientos del ramo han cerrado o han sido traspasados ante la difícil situación económica, el incremento de impuestos y el alza de insumos como el gas, electricidad, carne de pollo, cerdo, entre otros.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (CANIRAC) en Yucatán, Álvaro Mimenza Aguiar afirmó que los agremiados al organismo empresarial que preside están pasando una crítica situación como consecuencia de una clara recesión generalizada que está viviendo actualmente en el país.

El sector restaurantero, dijo, está siendo severamente dañado con el alza de diversos insumos y el cambio de la miscelánea fiscal, y de seguir en ese rumbo difícilmente podremos alcanzar un crecimiento anual del tres por ciento.

El líder de la CANIRAC en la entidad aseguró que los empresarios no solo han tenido que hacer frente a los cambios de la miscelánea fiscal, ya que esos cambios no solo afectaron a la iniciativa privada sino que ha tenido repercusión en todos los sectores.

Mimenza Aguiar añadió que otro factor que afecta es el grave problema de la informalidad en la oferta de alimentos, el cual también ha influido en el cierre de varios negocios establecidos, afectando a las familias que dependen de esos empleos.

Aunque al cliente le guste mucho un restaurante, este no dejará de ir, pero lo hará con menos frecuencia ya que la economía no está muy bien, no hay suficiente circulante, a lo que se le suma el incrementó en los precios de venta por la alza de los insumos, apuntó.

En este sector resentimos de manera rápida cuando no hay dinero y la economía anda mal, subrayó.

Álvaro Mimenza aseguró que el Gobierno Federal poco ha hecho en beneficio del ramo restaurantero, ya que no hay inversión en infraestructura desde hace dos años, a lo que se suma los efectos nocivos de una reforma fiscal no consensada.

En la CANIRAC hemos tenido reuniones con los legisladores a quienes les hemos planteado diversas circunstancias respecto a las nueva reformas fiscales y otros temas de importancia para esta industria, pero lamentablemente esos acercamientos solo han sido charlas de café, porque no se ha encontrado respuesta ni acciones concretas por parte de esos representantes populares, puntualizó.