Empresas

Restaurante Sep’s se resiste a morir a los 76 años

La propietaria del lugar cuenta que el terremoto del 85 marcó la declive del lugar por las afectaciones de la zona, y que son las constantes manifestaciones y cierres los que actualmente le afectan directamente al establecimiento.
Ángel Alcántara
23 marzo 2017 19:55 Última actualización 24 marzo 2017 4:55
(facebook.com/seps.restaurante)

(facebook.com/seps.restaurante)

Con 76 años de existencia en la Ciudad de México, el restaurantes Sep’s de Paris, se resiste a morir después de haber sido uno de los lugares de comida emblemáticos de la capital del país.

Se trata de un recinto que ha sobrevivido a las marchas, a la modernidad de los bares y comercios en la Roma y la Condesa, además de sortear los daños que le dejó el terremoto de 1985.

El pasado 14 de marzo el grupo que controla la cadena Sep’s vendió su sucursal de Sonora 46, esquina Durango en la colonia Roma, para quedarse sólo con la operación de su unidad en Michoacán 81, situada en la colonia Hipódromo Condesa y la que tiene en la calle Madrid 69, en la zona de la Tabacalera.

El restaurante de Sonora 46 fue vendido a una inmobiliaria que construirá en el predio condominios y oficinas durante este año.

El lugar que otrora fuera punto de encuentro de actores como Eric del Castillo, Beatriz Paredes, la actual embajadora de México en Brasil, y la periodista Carmen Aristegui, hoy batalla por mantenerse en el mercado.

El tradicional restaurante de comida alsaciana ha perdido interés entre los jóvenes que ya no acuden al Sep’s a comer choucroute, el baeckeoffe y las tartes flambées.

Coralia Freyermuth, dueña del lugar que perteneció a su abuelo Antoine Freyermuth, explicó que el Terremoto de 1985 marcó el declive del restaurante de la calle de Madrid por los estragos causados en la zona.

“Este lugar era muy boyante. Ahora sólo Reforma hacia el poniente está en crecimiento y renovación, pero hacia el norte (donde está el Sep’s) en cambio se ve una diferencia muy grande. Además por los constantes cierres a la circulación en la zona por las manifestaciones afecta mucho nuestras ventas”, dijo la dueña.

Actualmente el restaurante recibe en promedio 300 comensales a la semana, atendidos por el mínimo de personal requerido, conformado por cuatro meseros, cinco cocineros y dos cajeros.

“Hace 30 años trabajamos con mucho más personal. Al menos eran ocho meseros y nueve personas en la cocina además de repartidores y cajeros”, dijo Freyermuth.

No obstante expresó su interés de que el restaurante sobreviva, apoyado en la tercera generación.

“Espero que el futuro del Sep’s sea que dure muchos años más. Precisamente una de mis hijas está estudiando hotelería pensando en un futuro para el restaurante, trayendo nuevas ideas para poder seguir permaneciendo en el mercado. Siempre y cuando nos mantengamos fieles a nuestra esencia. No por competir con otros restaurantes de moda, nos perdamos en algo que no somos”, dijo Coralia Freyermuth.

empresas