Empresas

Rentabilidad de banca mejoraría con alza en tasas

Para el 2016, el aumento de las tasas de interés, la reanudación de productos más rentables y controles de gasto adicionales, permitirán que los bancos mantengan su rentabilidad, asegura la calificadora de riesgos Fitch Ratings.
Redacción
10 diciembre 2015 22:38 Última actualización 11 diciembre 2015 12:16
Tipo de cambio dólar 29 de junio. (Édgar López)

El crecimiento del crédito está sujeto a la evolución de la economía, dijo la calificadora. (Édgar López)

La rentabilidad de los bancos en México se mantendrá sólida en el próximo año y podría mejorar por el alza en las tasas de interés, la reanudación de productos más rentables, como tarjetas de crédito y controles de gasto adicionales.

De acuerdo con la calificadora de riesgos Fitch Ratings, se espera que el margen de intermediación neto sea estable, mientras que una mejora en la rentabilidad del mercado está sujeta a un entorno económico más sólido.

En un reporte sobre la banca comercial, la institución detalló que el aumento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos es inminente y apunta hacia un cambio antes de que termine el presente año o durante el primer trimestre de 2016, lo que tendrá un impacto en la decisión de política monetaria del Banco de México.

En opinión de la calificadora, esto se traducirá en márgenes de intermediación más amplios para la banca, y progresivamente en una rentabilidad mayor para el sistema, donde los principales beneficiados serán los bancos grandes y medianos.

Lo anterior, porque los balances de estas instituciones están financiados principalmente por depósitos y expuestos a la sensibilidad de los activos en un entorno cambiante de tasas de interés.

Así, las tasas de interés de los nuevos préstamos tienden a moverse más rápido que las ofrecidas a los depósitos, las cuales también se prevé que aumenten aunque de manera más lenta y gradual.

Fitch estima que en el próximo año la cartera crediticia de la banca crecerá a un ritmo entre 12 y 14 por ciento, impulsada por la baja intermediación financiera, de alrededor de 32 pro ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y algunas oportunidades que surjan de las reformas estructurales.

La firma consideró que el crecimiento del crédito está sujeto a la evolución de la economía, por lo que en términos reales, el financiamiento seguirá avanzando a una tasa de aproximadamente tres veces el crecimiento real del PIB.