Empresas

Relegan a empresas en la construcción de hospitales

A pesar de que el PNI contempla 32 mil 357 millones de pesos para infraestructura hospitalaria sólo uno de los 49 proyectos se realizará con participación de privados. Expertos señalan que estos nosocomios tienen baja ocupación y les falta maduración.
Ana Valle
20 mayo 2014 20:10 Última actualización 21 mayo 2014 5:0
Receptor y donante. (Cuartoscuro/Archivo)

Salud

La inclusión de la iniciativa privada en el sector público de salud arrancó desde hace poco más de seis años, periodo en que empresas privadas construyeron y hoy operan seis hospitales de alta especialidad y regionales bajo esquemas de Prestación de Servicios (PPS), pero para este sexenio el gobierno ‘olvidó’ este esquema y sólo se tiene contemplada la edificación de un nosocomio bajo esta modalidad.

Si bien el Programa Nacional de Infraestructura (PNI) contempla la construcción de hospitales públicos, sólo hay uno, de un total de 49 que tendrán una inversión de 32 mil 357 millones de pesos, que se hará con la participación de privados y funcionará como reemplazo de otro que dejó de operar en 2011.

Expertos consideraron que este esquema se ha relegado debido a que aún hay cabos sueltos en su operación, desde la baja ocupación de los inmuebles, hasta la falta de homologación de tarifas, además de la ausencia de madurez de este tipo de proyectos.

José Manuel Fortes, director de Infraestructura de Marhnos, empresa que tiene el contrato para operar por 25 años los hospitales de Tlalnepantla y de Ciudad Victoria (ambos propiedad del gobierno), destacó que la inversión en infraestructura hospitalaria contemplada en el PNI es de apenas el 1 por ciento.

“Es una decisión que el gobierno federal ha tomado, es un programa que surge para dar claridad, pero quisiera pensar que es sólo un adelanto”, dijo Fortes.

Verónica Sosa, directora de Administración Clínica del Sector Salud de PwC México, explicó que aún hay cabos sueltos en la red de salud y por ello, los hospitales de tercer nivel (especialidades) tienen una baja ocupación.

Este tipo de nosocomios tienen una ocupación de apenas 50 o 60 por ciento debido a que se desconoce al personal médico que labora en ellos y a una falta de homologación de costos para el gobierno entre las diferentes instituciones de salud.

“El grave problema de estos hospitales, y esto sucede en el mundo, es que se ponen como de nueva generación, pero no se entiende el contexto bajo el cual tienen que operar”, comentó Sosa.

Entre 2005 y 2012 se invirtieron alrededor de 5 mil 600 millones de pesos en 6 hospitales tanto federales como estatales por empresas como Hermes, IGSA, Prodemex, Acciona y Marhnos, que construyen y administran los establecimientos a cambio de un pago anual que realiza el gobierno, a través de un contrato de PPS.

Pese a los problemas que han tenido, la principal ventaja de este esquema en hospitales es que a diferencia de otras obras públicas, se desarrollan con los más elevados estándares de calidad y tecnología, destacaron los expertos.

El PNI contempla la construcción de 48 hospitales que serán desarrollados con recursos públicos.
En este sexenio sólo se hará unon con inversión privada.