Empresas

Regulador chino, preocupado por emisiones de Volkswagen

China es el más reciente de una serie de países que han iniciado investigaciones de automóviles de Volkswagen desde el surgimiento del escándalo en Estados Unidos el mes pasado.
Reuters
12 octubre 2015 9:3 Última actualización 12 octubre 2015 9:15
Planta de Volkswagen en Ciudad Victoria, Tamaulipas

Planta de Volkswagen en Ciudad Victoria, Tamaulipas. (Perla Reséndez)

PEKÍN.- El regulador de la calidad en China refirió que estaba "muy preocupado" por el mecanismo de los autos diésel de Volkswagen diseñado para adulterar las pruebas de emisiones y que tomaría medidas apropiadas de seguimiento.

La Administración General de Supervisión, Inspección y Cuarentena de Calidad (AQSIQ) no especificó qué medidas tomaría más allá de pedir que el problema sea abordado lo antes posible.

En otro comunicado, el Ministerio de Medio Ambiente dijo que iniciaría una investigación sobre los autos de Volkswagen, sin dar más detalles.


China es el principal mercado de autos del mundo y aunque se venden pocos automóviles con motores diésel en el país, los analistas dicen que el escándalo podría afectar a las decisiones de compra de los consumidores chinos.

"Hasta el momento he visto poco impacto en la confianza de los consumidores en la marca Volkswagen en China, pero necesitamos seguir monitorizando eso", declaró el jefe de la consultora Automotive Foresight, Yale Zhang, desde Shanghái.

"Sus ventas ya son débiles este año gracias a la desaceleración de la economía general china. Si las ventas de Volkswagen son más golpeadas por el actual escándalo de emisiones, eso complicaría aún más su posición a nivel global tras el escándalo", agregó.

AQSIQ dijo que Volkswagen llamaría a revisión a mil 950 autos importados en China, predominantemente modelos Tiguan, con el software que da resultados engañosos en las pruebas de emisiones en laboratorio.

Los dos emprendimientos conjuntos de Volkswagen con China que fabrican autos en el país dijeron el mes pasado que el software que adultera pruebas de emisión no afecta a sus vehículos.

China es el más reciente de una serie de países que han iniciado investigaciones de automóviles de Volkswagen desde el surgimiento del escándalo en Estados Unidos el mes pasado.

Volkswagen guardó 6 mil 500 millones de euros en el tercer trimestre para cubrir costos de servicios y marketing vinculados al escándalo, que podría contribuir a una pérdida anual de la marca Volkswagen este año.