Empresas

Preparan conexión para que tu auto sea un hotspot de WiFi

La red troncal y la red móvil mayorista también permitirán conectar al sector automotriz, de radiodifusión, bancario, de retail e incluso a la CFE a través del Internet de las Cosas por ejemplo, además de permitir a OMVs ofrecer internet de banda ancha.
Ana Martínez y Jose L. Leyva
10 diciembre 2014 19:58 Última actualización 11 diciembre 2014 4:55
antena bloomberg

(Bloomberg)

Los proyectos de la red troncal y la red móvil mayorista que utilizarán la banda de 700 Megahertz (Mhz) no sólo permitirán a las empresas de telecomunicaciones, entre ellas los Operadores Móviles Virtuales (OMVs), ofrecer servicios de internet de banda ancha móvil, también conectarán a sectores como el automotriz, de radiodifusión, bancario, de retail e incluso de electricidad, a través de empresas públicas como la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Esta última, por ejemplo, podrá operar servicios de mediciones de consumo y fallas en su red aprovechando dispositivos inteligentes conectados al Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés).

Asimismo, servirá para enlazar a los ‘autos inteligentes’, a través de los cuales se podrá monitorear el consumo de gasolina y fallas en los trayectos. Armadoras como General Motors ya analizan este negocio en México.

“Las automotrices serían algunas de las más interesadas al poder tener conectividad en todo el territorio nacional, los autos se convertirían en hotspots de WiFi conectados a los semáforos y otros vehículos… las armadoras podrían ver en tiempo real las estadísticas de un modelo y detectar fallas con lo que se evitarían accidentes”, dijo Robert Pepper, vicepresidente de Políticas de Tecnología de Cisco.

La CFE cederá la red troncal a la SCT antes de que termine el 2014 y esta dependencia se encargará de aumentar la red de fibra óptica de 25 mil 500 kilómetros a 82 mil 500 kilómetros hacia el 2018.

Por su parte, los minoristas (retailers) podrán aprovechar la red móvil mayorista para incursionar en el negocio de telecomunicaciones, como lo planea hacer Chedraui y Coppel.

“Son de los más interesados en participar, porque pueden aprovechar el piso de venta y que la gente ya va con disposición a comprar y ya tienen un conocimiento muy grande de los clientes finales que les deja tener ofertas de telecomunicaciones muy sólidas”, comentó Eduardo Ruiz Esparza, vicepresidente de Telecomunicaciones de la Canieti.

El principal beneficio para los consumidores consistirá en la posibilidad de estar conectados permanentemente a la web, con internet de bajo costo.

El ‘nuevo internet’ en México correrá por la red compartida, y éstos serán algunos de los efectos inmediatos de la operación conjunta de la red troncal de fibra óptica y la red de banda ancha móvil en la banda de 700 Mhz, operadas con participación de la iniciativa privada, pero reguladas por el Estado mexicano, de acuerdo con Jorge Juraidini, director de Telecomunicaciones de México (Telecomm).

PROLIFERAN LOS OMVS EN EL PAÍS

La existencia de un operador mayorista, el cual tendrá prohibido vender al mercado al menudeo, le da incentivos para adquirir la mayor cantidad de OMVs posibles y generar así una dinámica de mayor competencia para la comercialización de servicios con los operadores tradicionales, de acuerdo con Luis Lucatero, jefe de la unidad de política regulatoria del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

El funcionario explicó que con este gran operador mayorista se crea una dinámica entre dos actores con intereses encontrados muy particulares, que tienen efectos positivos en las ofertas al consumidor final.

Por un lado, los operadores tradicionales únicamente tienen incentivos para rentar conectividad a los OMVs y atacar nichos de mercados a los que no podrían entrar de otra forma, mientras que el concesionario de los 90 Megahertz de la banda de 700 Megahertz necesita los OMVs para crecer su negocio.

EL INTERNET DE LAS COSAS Y DEL TODO

Con la puesta en marcha de la red troncal y la red mayorista, cuyo objetivo principal es aumentar los servicios de banda ancha en México, cobrará fuerza la tendencia del Internet de las Cosas, que comprende la red de dispositivos físicos con capacidad de conectarse a la web, como smartphones, tabletas, dispositivos de vestir y automóviles que interactúan con su entorno y se comunican entre sí.

El siguiente paso es el Internet de Todo, la aplicación de la tecnología para agrupar a personas, procesos, datos y objetos en una red de conexiones realmente integrada, en la cual la información se transformará en acciones que habilitarán nuevas capacidades y oportunidades de negocio.

“la