Empresas

Recorte 'desinfla' el plan de infraestructura

El Programa Nacional de Infraestructura se vio afectado por el recorte al gasto que anunció el gobierno federal con al menos 63 mil millones de pesos, dejando fuera a grandes proyectos como el tren México-Querétaro y el Transpeninsular, a los que se podrían sumar otros del sector energético.
Ana Valle
10 febrero 2015 21:22 Última actualización 11 febrero 2015 4:55
Tren México-Toluca

El tren México-Toluca es uno de los proyectos de transporte que se cancelaron tras el recorte presupuestal. (Especial)

El recorte al gasto anunciado por el gobierno federal redujo en al menos 63 mil millones de pesos la inversión del Programa Nacional de Infraestructura (PNI) para el presente sexenio, monto que podría ampliarse, de posponerse proyectos de infraestructura energética, carretera y de puertos, advirtieron expertos.

Esta cantidad representa el 8 por ciento del total de la inversión correspondiente al rubro de transporte del Programa, que asciende a 1.3 billones de pesos.

El recorte dejó en el ‘limbo’ los dos proyectos más grandes de transporte considerados en el PNI: el tren de alta velocidad México-Querétaro, por 45 mil millones de pesos y el Transpeninsular, por 18 mil millones, de acuerdo con datos del documento publicado en 2013.

“Cuando en algún programa de infraestructura se dejan de hacer obras, hay un impacto, pero al final del día hay otras obras de infraestructura alrededor del país que son necesarias, productivas y que son de interés del mercado en general”, consideró Adolfo Zagal, socio de Infraestructura de EY México.

De acuerdo con la calificadora de deuda Moody’s, el monto podría incrementarse, ya que los recortes tanto para CFE y Pemex también podrían involucrar que se cancelen o pospongan algunos de los proyectos de infraestructura energética contemplados en el PNI, toda vez que los recortes a ambas empresas productivas del estado representan el 58 por ciento de la reducción total al presupuesto.

“Los recortes probablemente implicarán la cancelación o postergación de los proyectos clave de infraestructura energética”, mencionó Moody’s.

Para Pemex y CFE, la inversión pública y privada estimada ronda los 3.8 billones de pesos dentro del PNI, siendo los proyectos más importantes los de entidades federativas y la exploración y extracción de hidrocarburos en la región sur-sureste y norte del país.

Expertos anticiparon que podría haber recortes en el presupuesto para carreteras, en los rubros de conservación y caminos rurales. “Si hubiera un recorte tendría que ser en proyectos que no son plurianuales ya que estos ya cuentan con una partida asignada”, explicó Ricardo Trejo, economista de Bimsa Reports.

Raúl Murrieta, subsecretario de Infraestructura de la SCT, previamente comentó que los proyectos carreteros se ajustarán a una lógica de responsabilidad fiscal, aunque sin dar más detalles sobre dónde podrían realizarse los recortes.

El Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, dijo en entrevista con El Financiero esta semana, que salvo los dos trenes, los 102 compromisos del gobierno federal restantes siguen en pie y tienen viabilidad financiera.

“La construcción de carreteras si podría tener un efecto negativo, pero hay que analizar las cifras”, comentó el funcionario.

Otros proyectos que podrían sufrir recortes serían la ampliación de puertos, anticipó Ruiz Esparza, aunque no precisó cuáles, ni de qué magnitud.

En lo que respecta al Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, la Secretaría no ha anunciado ajuste alguno en el gasto destinado al proyecto, no obstante, Moody’s anticipó que el gobierno podría revaluar la estructura financiera del mismo, en tanto el 58 por ciento de la inversión que requiere es pública.

Los más grandes