Empresas

Rechazan industriales de Jalisco más impuestos sobre mismos sectores

10 febrero 2014 4:24 Última actualización 09 septiembre 2013 13:6

[Los industriales tequileros esperaban un reforma 'menos agresiva' / Bloomberg] 


 
Gabriela Chávez
 
 
GUADALAJARA, Jalisco.-  Aunque industriales de Jalisco reconocen la importancia de la reforma hacendaria, la mayoría rechaza que las cargas impositivas se sigan centrando en los contribuyentes cautivos o en recargar más impuestos sobre los mismos sectores de siempre.
 
Es el caso de los industriales tequileros, quienes aseguran que este sector genera más de 30 mil empleos directos, tanto en el medio rural como en las fábricas de la bebida mexicana y participa con tres mil millones de pesos en impuestos federales a través del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).
 
Ante la importante participación fiscal de esta industria, el dirigente del gremio, Eduardo Orendáin Giovannini, confió en la “gestión eficiente de los legisladores jaliscienses” para lograr un marco fiscal “menos agresivo” en la próxima Ley de Ingresos del paquete económico del 2014.
 
En el marco del Día del Tequilero, el dirigente indicó que esta industria necesita un entorno competitivo para poder aprovechar los retos en los mercados internacionales y recuperar presencia en el mercado doméstico, pues de una comercialización de 174 millones de litros en 2008 pasó a sólo 86 millones en 2012, en gran medida por la fuerte carga impositiva que no tienen otros productos importados, sostiene Orendáin.
 
Otro sector que viene solicitando un tratamiento fiscal suave es el de la Industria Manufacturera y Maquiladora de Exportación.
 
Al respecto su presidente, Luis Aguirre Lang se ha pronunciado por incorporar los beneficios del decreto maquilador en las leyes fiscales correspondientes para que éstas se mantengan en forma “permanente” y no dependan de un decreto que sólo tiene vigencia anual.
 
Hasta hoy el único sector a favor de un aumento impositivo ha sido el de la industria procesadora de alimentos que a través de su presidente, Felipe Gómez García reconoce la necesidad de aplicar el IVA en su productos, aunque no de 16% sino un gravamen gradual que en cuatro años pueda llegar hasta 4%.