Empresas

Reactivación del tren
sería en 2017, prevén

La inauguración y puesta en marcha del tren de alta velocidad México-Querétaro sería hacia 2017, la cual ya no le correspondería a la administración del presidente Enrique Peña Nieto, señaló Miguel Ángel del Toro, investigador del Cidac.
Ana Valle
02 febrero 2015 20:11 Última actualización 03 febrero 2015 4:55
Tren México-Querétaro

Tren México-Querétaro (Archivo El Financiero)

La reactivación del proyecto del tren de alta velocidad México-Querétaro será complicada y, de darse, el nuevo concurso se haría hacia el 2017, por lo que la inauguración y puesta en marcha ya no le corresponderá a la administración del presidente Enrique Peña Nieto, consideraron expertos.

Miguel Ángel del Toro, investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac), explicó que los proyectos de los trenes, además de ser muy costosos y tener una gran participación de gasto público, implican un alto componente de subsidios, ya que no son proyectos rentables.

“Son gastos que tiene que absorber el gobierno y pese a que su conclusión se iba a dar hacia 2018, mientras tanto se tendrían que hacer gastos de infraestructura, lo cual significaba una carga”, dijo.

En el caso del tren México-Querétaro, el especialista señaló que la suspensión indefinida del proyecto podría prolongarse hasta 2017, en el mejor de los casos, a menos de que algunas empresas extranjeras presenten un esquema de financiamiento atractivo para el gobierno, lo cual se ve complicado.

Respecto al tren Transpeninsular, comentó que desde el inicio era un proyecto poco viable, debido no sólo al tema ambiental, sino de demanda, ya que tendría que ser turístico y en estos momentos la economía no luce propicia.

Ricardo Trejo, economista en jefe de Bimsa Reports, comentó que la suspensión de proyectos emblemáticos, como el tren rápido, era un tanto esperada debido a la fuerte partida asignada del gasto público, por alrededor de 10 mil millones de pesos.

El tren México-Querétaro tenía contemplada una inversión cercana a los 45 mil millones de pesos, mientras que el Transpeninsular una de 14 mil millones de pesos.

La suspensión indefinida del proyecto del tren de alta velocidad México-Querétaro da una oportunidad para revisar el proyecto, tener mejores opciones para su construcción e incluso, optar por un proyecto convencional y no rápido, consideró Luis Zárate, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

“Es un momento muy oportuno para analizar y estudiar diferentes opciones de material rodante, se puede buscar una alternativa de un tren no rápido, un poco más modesto, que permita bajar los costos y que el proyecto sea más viable”, explicó Zárate.

Entre las revisiones que se podrían hacer estarían las estaciones y la liberación del derecho de vía, agregó.

La Asociación Mexicana de Ferrocarriles respaldó la decisión del gobierno federal de cancelar el tren Transpeninsular y diferir la construcción del México-Querétaro, para eficientar el gasto.

El gobierno de China pidió tomar en cuenta los intereses de sus firmas que participaron en la licitación del tren de alta velocidad.

Interrumpido