Empresas

¿Quieres una bolsa Prada? Ve a Sao Paulo, no a NY

Ante la caída del valor del real brasileño, el precio de los productos de lujo ahora son más bajos en el país sudamericano, debido a que se intenta seducir compradores con grandes ofertas. 
Bloomberg
14 agosto 2015 15:6 Última actualización 15 agosto 2015 5:0
Prada (Bloomberg)

(Bloomberg)

Cartier y Louis Vuitton, símbolos globales de la opulencia, de repente parecen ser gangas en uno de los puntos económicos conflictivos del mundo: Brasil.

A causa de una caída en el valor de la moneda de Brasil, el real, muchos productos de lujo de renombre son ahora más baratos en Sao Paulo que en Nueva York.

No es que muchos brasileños pueden permitirse esos ornamentos. En Cidade Jardim, un centro comercial al aire libre con vistas a los distritos de negocios de Sao Paulo, un reloj Cartier Tank Anglaise, en oro y acero, cuesta 32 mil 700 reales, el equivalente a 9 mil 326 dólares. En la Quinta Avenida de Manhattan, el mismo reloj cuesta 580 dólares más, teniendo en cuenta varios impuestos de ventas. Ofertas similares se encontraron en Prada, Tiffany Co., Salvatore Ferragamo y Christian Louboutin.

La disparidad es otro ejemplo -aunque enrarecido- de cómo la caída del real repercute en la economía del país. Los precios de muchas importaciones, desde teléfonos móviles hasta el vino, se han disparado a causa del debilitamiento del real, sumando a la preocupación económica en tanto Brasil se encamina a su peor recesión en un cuarto de siglo.

Muchos artículos de alta gama se han vuelto realmente más baratos en términos de dólares debido a una peculiaridad de la industria de bienes de lujo. Louis Vuitton, Prada y muchos otros no ajustan los precios muy a menudo, y muchos toleran márgenes de beneficio más estrechos en Brasil para compensar parcialmente los altos gravámenes de importación y los impuestos sobre las ventas.

"Es realmente un fenómeno momentáneo", dijo Nadya Hamad, gerente de una tienda de zapatos Louboutin en el centro comercial JK Iguatemi en Sao Paulo. "Solíamos recibir quejas sobre cuánto más caras estaban las cosas aquí. Ahora nuestros clientes ingresan diciendo cuánto más baratas están".

ALTA SOCIEDAD DE BRASIL

Es un giro notable desde principios de esta década, cuando un real fuerte convirtió a los brasileños ricos en consumidores trotamundos. En aquel entonces, muchos hubiesen volado a Nueva York o Miami para ir de compras. Aun incluyendo el costo de los pasajes aéreos, los brasileños podían obtener ofertas evitando los gravámenes de importación y los impuestos sobre las ventas que pueden doblar los precios locales.

Los empleados de ventas en Cartier, Louis Vuitton y Prada están advirtiendo a los clientes que los precios probablemente subirán pronto.

"Hemos estado tratando de mantener los precios como están durante el mayor tiempo posible", dijo Hamad de Louboutin. "Pero estamos muy propensos a elevarlos cuanto antes".