Empresas

¿Qué puede enseñar el Mundial a los directores de Recursos Humanos?

Estructura para el éxito, planes de sucesión y retención, así como el apoyo de grandes reclutadores de talento, son algunos de los aspectos en los que, de acuerdo con la consultora Hays, concuerdan el mundo del futbol y el de las empresas.
Redacción
24 junio 2014 11:31 Última actualización 24 junio 2014 11:36
[Bloomberg] El portal Trabajando.com reveló que 26% de los profesionistas buscan un mejor sueldo. 

[Bloomberg] El portal Trabajando.com reveló que 26% de los profesionistas buscan un mejor sueldo.

Trabajo en equipo, entrega, estrategia y mentalidad ganadora, son algunos de los aspectos en los que coinciden el mundo de los negocios y el futbol.

No obstante, hay un detalle que quizás pase inadvertido para la mayoría, pero que podría ser uno  de los valores más importantes que los empresario y los directivos de recursos humanos podrían aprender: la gestión de talento.

De acuerdo con la consultora Hays, el reclutamiento se trata de conseguir los talentos adecuados para desempeñar una tarea específica, desarrollarla y ejecutar un plan de retención, características que rigen tanto al futbol como al mundo empresarial.

Dicha consultora cita algunos aspectos que las empresas pueden aprender de la relación que existe entre los grandes equipos de futbol y sus jugadores:

Para empezar, los equipos cuentan con una estructura para el éxito, ya que cada departamento tiene clara su área de responsabilidad, aunque también se puede trabajar en equipo para fortalecer la toma de decisiones y así mantener el ritmo requerido.

Los equipos de primer nivel no sólo contratan personas para desempeñar tareas en el presente, también reclutan profesionales con pocas experiencia. Así, se entrenan y desarrollan para asegurar un talento definido en el futuro; es decir, hay un plan de sucesión.

En el futbol es común que los jugadores talentosos reciban propuestas de otros equipos. Por ello es importante que un equipo cuente con un correcto plan de retención. De esta manera se buscará que el jugador tenga estabilidad y continuidad para estar contento con su trabajo. Algunos de los incentivos podrían ser salarios competitivos, apoyo de aprendizaje, así como oportunidades de desarrollo y trayectoria.

Los grandes jugadores no llegan solos, por eso es importante que un equipo cuente con grandes reclutadores, que tengan el ojo para contratar al próximo jugador estrella, que estén cualificados, bien comunicados, motivados y bien informados.