Empresas

Profeco triplica número de multas a gasolineras

En lo que va del año, el número de multas a las gasolineras por parte de la Profeco se han triplicado en comparación con años pasados, señaló la titular de la instancia, quien agregó que con la reforma energética los consumidores tendrán más opciones y mejores precios y servicios.
Notimex
09 septiembre 2014 16:46 Última actualización 09 septiembre 2014 16:46
Gasolinera

(Cuartoscuro)

La titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Lorena Martínez, informó que en lo que va del año han impuesto tres veces más el número de multas a las gasolineras por diversas irregularidades en comparación con años pasados.

Aseguró que con la reforma energética y la consecuente apertura del sector, el consumidor tendrá acceso a mayores opciones y a la oportunidad de obtener mejores precios, en este caso de combustibles, al garantizar una mayor competencia en favor del consumidor.

Expuso en entrevista que con la comercialización de los combustibles a través de un mayor número de “marcas” y no sólo la de Pemex, el mercado tendrá más opciones y mejores precios y servicios.

Uno de los elementos de la reforma energética es que abrirá “al sector de las gasolineras a la competencia. Yo siempre he creído que la competencia es lo que mejor puede regular y garantizar los derechos de los consumidores”, expuso.

La funcionaria adelantó también que con el fin de hacer más eficiente la labor de supervisión y defensa de los derechos de los consumidores, en breve el organismo a su cargo pondrá en marcha el Centro de Control de Confianza.

El Centro, precisó, tendrá como objetivo poner a prueba la honorabilidad de sus verificadores en el campo de acción, a fin de evitar actos de corrupción.

El mecanismo será similar al de la policía e incluso la Profeco también introducirá tecnología de punta en el área de verificación, de tal manera que todos los procesos que realicen el personal sea videograbado, señaló.

Martínez Rodríguez agregó que entre los planes inmediatos se encuentra también la implementación de “la línea roja”, que implica una medida de comunicación directa con la funcionaria, a fin de que cualquier denuncia llegue directamente a su oficina.