Empresas

Producción automotriz
de Brasil se desacelera 

Para 2020, la producción de autos de Brasil no será suficiente para mantenerse como el séptimo fabricante mundial de autos, pues llegaría a penas a las 4 millones de unidades. En tanto, México se posiciona como principal mercado para las inversiones de las automotrices.
Axel Sánchez
14 julio 2014 19:32 Última actualización 15 julio 2014 5:0
Dongfeng

[ Bloomberg] Peugeot y Toyota arrastraron las ventas europeas de autos a una baja del 10.3% en marzo.

La firma consultora IHS espera que la producción de Brasil sume 4 millones de unidades para 2020, la cual, si bien tendrá crecimientos moderados, no serán suficientes para mantenerse como el séptimo fabricante mundial de autos, al igual que Corea del Sur, que retrocedará del sexto al octavo sitio. China mantendrá su posición como líder global.

En junio pasado, México desbancó a Brasil como el principal productor de autos en América Latina. Según datos del cierre del primer semestre del 2014, se fabricaron un millón 597 mil 594 automóviles en el territorio nacional, cifra que superó el millón 566 mil que registró Brasil en el mismo periodo.

De acuerdo con información de la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil, el armado de vehículos ligeros disminuyó 16.8 por ciento en los primeros seis meses del año, derivado de una menor venta en el mercado interno, en parte atribuida al Mundial de Futbol.

Guido Vildozo, analista de IHS Global Insight, dijo que la base para impulsar a México estará en el desarrollo del mercado regional y la recuperación en la economía de Estados Unidos, principal comprador de autos nacionales.

“El segmento de lujo será una clave importante en la venta de autos, pues a pesar de que hay todavía un gran público que busca autos populares a precios bajos, también se ha refinado el gusto por estos vehículos”, expresó.

Según la quinta edición de la encuesta anual Perspectivas Globales de la Industria de Manufactura 2014: los resultados de la industria en la mira de KPMG, realizada a 460 empresarios de la alta dirección de cuatro industrias, México aún se encuentra en una etapa no muy avanzada en el desarrollo de manufacturas, por lo que tiene capacidad de atraer más inversión.

La consultora mencionó que las cinco variables que se requieren para incrementar la competitividad, de acuerdo a los directivos son: combate a la corrupción (4 por ciento), reformas estructurales (6 por ciento), seguridad pública (18 por ciento), simplificación y apertura de nuevos negocios (28 por ciento) y estabilidad económica (44 por ciento).