Empresas

Prevén que norma internacional congestionará puertos mexicanos

Representantes del transporte marítimo en el país consideran que al tener que pesar los contendedores de las embarcaciones, se generarán cuellos de botellas en algunos puetos del país que cuentan con dos básculas.
Everardo Martínez
08 junio 2016 14:45 Última actualización 08 junio 2016 14:57
puerto progreso

(Yoisi Moguel)

El Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (Solas, por sus siglas en inglés), congestionará los puertos mexicanos, advirtieron representantes del transporte marítimo en el país.

El convenio plantea que todos los contenedores que se tiene que embarcar para exportación deben ser pesados y etiquetados de manera certificada para que los barcos no tengan riesgo de sufrir accidentes debido a la diferencia de pesos en las naves.

“Lo que se está pidiendo es que los exportadores pesen su carga y le sumen el peso de la tara, o que pesen todo, pero vemos un reto si los embarcadores se esperan al puerto para pesar, por ejemplo en Lázaro Cárdenas tienen dos básculas, si todos se esperan a pesar en el puerto eso se convertirá en un cuello de botella, y en todos los puertos son casos similares”, comentó Pablo Flores, director de mercadotecnia de Maersk Line para México y El Caribe.


De acuerdo con datos de la Coordinación de Puertos y Marina Mercante, dependiente de la SCT, en 2015 se exportaron dos millones 706 mil 717 contenedores de 20 pies de longitud, 8.3 por ciento más que el año precedente.

Los contenedores son cajas de acero que se usan como unidades de transportación para productos terminados de diferentes industrias como motores, maquinaria, incluso hasta carga a granel. Miden 20 y 40 pies de largo.

Felipe Bracamontes, nuevo presidente de la Asociación Mexicana de Agentes Navieros A.C, dijo que si no está etiquetado el peso de los contenedores de ninguna manera se van a subir a los barcos portacontenedores.

“En Manzanillo no hay suficientes básculas, creemos que debe de haber más infraestructura. El embarcador tiene que programar su propia logística porque si no encuentra básculas para el pesaje y va a llegar a su destino sabiendo que sólo hay una o dos básculas. Tendrá que mandar su carga anticipadamente, si le enviaba 4-5 días ante la llega del barco, ahora tendrá que mandarlo 6 o 7 días antes”, señaló el directivo.

En su toma de protesta como presidente de la Amanac para el periodo de 2016-2018, el directivo señaló que estarán trabajando con las autoridades el tema, dado que el convenio entra en vigor el primero de julio de este año.

Leonardo Gómez, presidente de la Asociación Nacional de Transporte Privado, comentó que se está dejando toda la responsabilidad del pesaje a los exportadores lo que puede afectar los niveles de ventas al extranjero.

“El usuario del transporte marítimo lo único que sabe es cuánto pesa su carga, el prestador del servicio sabe cuánto pesa el contenedor (…) cada uno debe de tomar una acción y la responsabilidad que les compete, por lo tanto en un momento se puede ver obstaculizadas las exportaciones”, sostuvo el ejecutivo.

Agregó que son operaciones que tiene un impacto económico para las empresas, porque el hecho de estar movilizando el contenedor implica tiempo y costos de operación más las tarifas que cobrarán las empresas que presten ese servicio.

“Se estarán limitando a las empresas pequeñas y medianas que no tiene una báscula (…) No hay básculas suficientes en México”, indicó.

: