Empresas

¿Por qué Mickey Mouse le dice adiós a Netflix?

Esta semana, Disney anunció el rompimiento con uno de sus socios más exitoso para tomar nuevos riesgos respecto a contenidos y el camino que tendrá la empresa desde ahora.
Bloomberg
09 agosto 2017 10:39 Última actualización 09 agosto 2017 11:55
Mickey Mouse (Shutterstock)

Mickey Mouse (Shutterstock)

Bob Iger, de Walt Disney, está listo para ingresar a la era del contenido en línea.

Disney
, la mayor compañía de entretenimiento del mundo, presentó el martes planes de vender parte de su nuevo contenido directamente a los consumidores online a partir del año próximo. Ofrecerá deportes y películas animadas, entre ellas “Toy Story 4”, con lo cual eludirá a socios desde Netflix hasta proveedores de televisión de paga como Comcast y DirecTV.

“Si se observan los negocios de Disney, a excepción de los parques temáticos, prácticamente todos los negocios llegan a los consumidores a través de terceros, desde supertiendas hasta propietarios de cines”, dijo el máximo responsable de Disney en una entrevista con Bloomberg TV. “Esta es una oportunidad de llegar al consumidor de forma directa”.

La necesidad de actuar de Disney quedó subrayada por los resultados financieros del tercer trimestre fiscal de la compañía, que también se dieron a conocer el martes. Las ventas y las ganancias declinaron debido a la debilidad de la gran división de televisión por cable de la compañía, en especial ESPN, cuyos abonados y ventas de avisos se redujeron.

De todos modos, la decisión de Iger sorprendió a los inversores e hizo bajar las acciones de Disney y Netflix en las últimas operaciones de la jornada.

Los planes de Disney comprenden un nuevo servicio de ESPN online el año próximo que transmitiría más de 10 mil eventos deportivos en vivo, entre ellos beisbol de grandes ligas, hockey, futbol y tenis por lo que Iger llamó una tarifa mensual “razonable”.

En 2019, la compañía lanzará un servicio de video de Disney con películas, programas de televisión de Disney Channel y películas de Pixar.

En el proceso, la compañía de Burbank, California, dijo que cerrará un acuerdo para ofrecer sus películas más nuevas online a través de Netflix, la pionera en streaming de video. Eso llegará a su fin en 2019. Los consumidores, dijo Iger, se están trasladando con rapidez a los servicios en línea y Disney tiene que moverse con ellos.

Iger, que tiene 66 años, se ha mostrado dispuesto antes a hacer grandes apuestas. Para reactivar el vacilante negocio cinematográfico de la compañía, gastó 15 mil 200 millones de dólares en casi 10 años en la compra de una serie de ideas: Pixar Animation, los superhéroes cómicos de Marvel Entertainment y la franquicia “La guerra de las galaxias” de Lucasfilm.

Ahora se concentra en el mayor negocio de Disney, la televisión, donde la eliminación y la reducción de las suscripciones amenazan dos fuentes cruciales de ingresos: la publicidad y el cobro de abonos.

En el tercer trimestre finalizado el 1 de julio, Disney registró una caída de las ventas y las ganancias. Las utilidades de los canales de televisión de la compañía bajaron 22 por ciento en un contexto de mayores costos de la programación de deportes, así como una declinación de los abonados y débiles ventas de publicidad en su canal insignia ESPN.

Si bien las ganancias de 1.58 dólares por acción superaron las estimaciones de los analistas, los ingresos experimentaron una leve declinación y quedaron por debajo de los pronósticos.