Empresas

Pinfra renace de las cenizas de Tribasa
y va por más autopistas

Pinfra, que actualmente es una de las empresas mejor posicionadas del sector infraestructura, surgió de Grupo Tribasa, firma que en los 90 era importante en el ramo, pero que tras su quiebra fue rescatada por la familia Peñaloza.
Ana Valle
19 febrero 2015 21:53 Última actualización 20 febrero 2015 5:0
Notimex.- Obra. La construcción del puente Libertadores mitigará afectaciones por terminal del tren.

Obra pública.

Tras haber quebrado, que sus carreteras fueran rescatadas hace más de dos décadas como Grupo Tribasa y luego de un largo proceso de transformación, David Peñaloza vio renacer a su empresa, ahora dirigida por su hijo y bajo el nombre de Pinfra, como una de las compañías mejor posicionadas del sector infraestructura para tomar ventaja de las licitaciones carreteras en México, debido a su bajo nivel de endeudamiento, experiencia y alta generación de flujo de efectivo, coincidieron expertos.

Como Tribasa, en los noventas la compañía fue una de las principales constructoras de carreteras, incluso, tuvo experiencia en Latinoamérica, particularmente en Chile, donde dejó precedentes negativos.

Hoy en día, como Pinfra, el principal negocio de la empresa no es la construcción, sino la operación de autopistas, siendo la México-Toluca su principal concesión, explicó Marco Medina, analista de Ve por Más.


Se salva de impacto por recorte al gasto público


“Pinfra es operadora de concesiones, tiene un portafolio maduro y consolidado que crece a tasas estables, similares a la inflación en cuotas y al PIB en tráfico, lo que le permite generar flujos estables para nuevos proyectos”, consideró Medina.

Una de las ventajas de Pinfra frente al resto de empresas del sector, es que la compañía ha dejado de construir y terceriza esta parte de sus obras, es decir, la firma gana los contratos y un tercero las construye, lo que le permite concluirlas a tiempo, reducir riesgos y no registrar inversiones como ingresos, que no le generan flujos, explicó un analista bursátil, que pidió no ser citado.

“Cuando se invierte en construcción, las empresas registran estas inversiones como ingresos, pero no es un flujo real que les permita generar recursos para invertirlos nuevamente, por el contrario”, explicó el analista.

En los últimos cinco años, la firma que hoy dirige David Peñaloza Alanís ha tenido un crecimiento de 60 por ciento en ingresos, el doble del que experimentó ICA en el mismo periodo, mientras que a nivel operativo, su flujo aumentó 80 por ciento y el de ICA lo hizo en menos de 40 por ciento.

La familia Peñaloza es la principal accionista de Pinfra, liderados por David Peñaloza Sandoval, María Adriana Alanís González, Adriana Graciela Peñaloza Alanís y David Peñaloza Alanís.

Pinfra cuenta con 19 concesiones en operación y nueve más en construcción, siendo la empresa pública del sector con mayor número de concesiones luego de IDEAL con 19 en total e ICA con 18, al cierre del tercer trimestre de 2014.

La empresa tiene una posición de efectivo de 9 mil 700 millones de pesos, tras su oferta subsecuente de julio de 2014, además de un nivel de apalancamiento de 2.7 veces deuda neta a EBITDA, mientras que el promedio del sector es de 5.9 veces, debido a que buena parte de sus concesiones están bursatilizadas en la Bolsa Mexicana de Valores, destacó Medina.

La empresa ha optado por llevar al mercado de deuda de la Bolsa sus concesiones carreteras, como una estrategia de financiamiento.
El Financiero consultó a Pinfra, pero al cierre de la edición, no respondió.

Da clic en la imagen para agrandarla

Luego del concurso mercantil de su predecesora, Tribasa, Pinfra ha logrado multiplicar su valor 17.7 veces.
Actualmente, Pinfra se ubica como la segunda empresa del sector de la construcción más grande en términos de valor de capitalización.