Empresas

Pinfra maneja 5 de las 10 autopistas más caras de la red federal en México

Pinfra es una de las principales operadoras de concesiones carreteras en Méxcio, opera 5 de las 10 carreteras concesionadas a nivel federal más caras del país. Encabeza la lista la autopista México-La Marquesa, misma que por cada kilómetro recorrido cobra 3.3 pesos, cuando el promedio es de 1.46.
Ana Valle
17 marzo 2015 21:3 Última actualización 18 marzo 2015 4:55
México – Toluca

La principal concesión de Pinfra, medida por tráfico promedio diario e ingresos generados, es la México-Toluca. (Archivo El Financiero)

Promotora y Operadora de Infraestructura (Pinfra) es la constructora más sana que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), es una de las principales operadoras de concesiones carreteras y además maneja 5 de las 10 carreteras concesionadas a nivel federal más caras de México.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en las autopistas México-La Marquesa, en la que circular por cada kilómetro cuesta 3.3 pesos; la San Martín Texmelucan-Tlaxcala, que cobra 3 pesos por kilómetro; la Ecatepec-Pirámides, de 2.8 pesos por kilómetro; la Armería-Manzanillo, con 2.6 pesos por kilómetro; y la Peñón-Texcoco, en la que se pagan 2.5 pesos por kilómetro, se encuentran entre las más costosas del país, excluyendo túneles y puentes.

El costo promedio por kilómetro en la red de carreteras federales es de 1.46 pesos, de acuerdo con la SCT.

Aunque las concesiones carreteras en promedio duran en manos de privados 30 años, dos de las más caras estarán bajo la operación de la empresa de David Peñaloza durante 60 años: la Armería-Manzanillo y la México-Toluca, que incluye el tramo México-La Marquesa.

“En algunas ocasiones, al final de la concesión, se renueva por otro periodo igual y resulta en enormes ganancias al concesionario, porque no baja las tarifas como se esperaría que sucedería”, explicó un exfuncionario de la SCT.

La compañía también tendrá por 60 años la operación de la Pirámides-Texcoco.

“Si hubiera transparencia por parte del gobierno, los ciudadanos deberíamos poder auditar o revisar los modelos financieros de las carreteras, así como las condiciones de los títulos de concesión y las métricas, de modo que podamos saber si la cuota que pagamos es cara o no”, comentó el exfuncionario.

Las cuotas de las autopistas se determinan considerando los gastos de inversión y de operación, así como la demanda que tendrá la vialidad; todos estos factores generarán flujos que al final de la concesión permitirán que la empresa que opera la autopista recupere su inversión y los costos de mantenimiento, explicó Othón Pérez, director de Negocios de Infraestructura en México de la consultora CH2M Hill. Además, se realizan encuestas entre los usuarios para determinar cuánto estarían dispuestos a pagar por usar una vía de cuota en lugar de una libre, añadió un consultor de carreteras.

JOYAS CARRETERAS

Usualmente, las cuotas se incrementan anualmente, en línea con la inflación, y dependiendo de los estatutos de los títulos de concesión, no obstante, hay algunas carreteras que están en ampliación o requieren inversión adicional y ello incrementa las tarifas por encima del índice de precios al consumidor, explicó Marco Medina, analista de construcción de Ve por Más.

Al cierre de 2014, Pinfra logró compensar una caída de 4.2 por ciento en el tráfico promedio diario, con un incremento de 5 por ciento de la tarifa de sus concesiones carreteras.

“El portafolio de Pinfra muestra un incremento superior a la inflación, debido a las remodelaciones y ampliaciones en algunos tramos carreteros, o porque se realizaron inversiones más caras”, comentó Medina.

Al cierre de 2014, las autopistas con el mayor incremento en tarifa promedio de la empresa fueron la Tenango-Ixtapan de la Sal, con 10.9 por ciento y la Armería Manzanillo, con 10.5 por ciento, de acuerdo con su reporte al cuatro trimestre del año pasado.

La empresa de Peñaloza es una de las principales operadoras carreteras en el país, con cerca de 19 concesiones, un crecimiento de casi cuatro veces desde la desaparición de Tribasa, cuando sólo tenía cinco.

Los proyectos que la empresa ha ganado recientemente son la autopista Siglo XXI, en su tramo Jantetelco-El Higuerón, y participa con OHL México en el segundo piso de la autopista México-Puebla.

Este año, Pinfra estaría buscando participar en las licitaciones de concesiones como el Libramiento de Hermosillo, el viaducto elevado Indios Verdes-Santa Clara, además de contar con la capacidad para seguir participando en otros proyectos, destacó Medina.

Además, es la compañía del sector que goza con mejor salud financiera entre las que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, al contar con un nivel de apalancamiento de sólo 0.8 veces su deuda neta a flujo de operación, de acuerdo con datos al cierre de 2014.

Su principal concesión, medida por tráfico promedio diario e ingresos generados, es la México-Toluca.

Da clic en la imagen para agrandarla

En el último cuarto del 2014, las cuotas de las carreteras de Pinfra aumentaron 5 por ciento; mientras que el tráfico disminuyó 4.2 por ciento.
En sólo 3 años, las cuotas de las autopistas operadas por Pinfra han aumentado 35 por ciento.