Empresas

PepsiCo 'se pone a dieta' en busca de mejores resultados

La desaceleración económica y la caída de sus acciones han sido factores que han obligado a Pepsi a apostar por productos más naturales y con menos azúcares, sal y grasas, como hummus y jugos de frutas.
Bloomberg
16 febrero 2017 18:41 Última actualización 16 febrero 2017 20:33
Pepsi diet. (Especial)

Pepsi diet. (Especial)

PepsiCo, fabricante de Mirinda y Cheetos, se ve más presionada a ponerse en forma. El gigante de productos alimenticios ahora genera 45 por ciento de su ingreso a partir de productos para consumir sin culpa, entre ellos bebidas de bajas calorías y refrigerios con granos, frutas y verduras.

Pero ante la desaceleración de las economías de otros países – y las fluctuaciones monetarias que influyen en las ventas internacionales- los inversores quieren que la compañía haga crecer su cartera de productos más saludables.

Las acciones de PepsiCo cayeron 2 por ciento a 104.77 dólares el miércoles después que la empresa difundió un pronóstico decepcionante, que decía que obtendrían ganancias con 5.09 dólares por acción este año por debajo del cálculo de 5.15 dólares predicho por analistas. Nooyi también advirtió sobre “continuos retos macroeconómicos” en el horizonte.

La gestión de la máxima responsable ejecutiva Indra Nooyi de lanzar productos nuevos y modernizados está ayudando a la compañía a lidiar con un bajón generalizado en el sector de las bebidas azucaradas. El consumo per cápita de gaseosas cayó en 2015 a un mínimo en 30 años, según Beverage Digest, una publicación especializada. Eso ha puesto más énfasis en productos como el hummus Sabra y los jugos Naked.

1
 

 

sabra


PepsiCo registró una ganancia de 1.20 dólares por acción en el cuarto trimestre, con excepción de algunos artículos, superando el cálculo de 1.16 dólares de analistas. Las ventas subieron 5 por ciento a 19 mil 500 millones de dólares en el periodo, correspondiéndose con las previsiones.

Una categoría que la empresa llamada “nutrición cotidiana”, que incluye agua, té no endulzado y refrigerios más saludables, ahora representa 25 por ciento de las ventas. PepsiCo está concentrado en “menos azúcares, menos sal, menos grasas”, dijo en una entrevista el director financiero, Hugh Johnston, “al tiempo que Pepsi-Cola se está convirtiendo en un componente menor de la combinación”.

Nooyi busca extender a futuro el ímpetu de productos más saludables. En octubre, la compañía prometió reducir su dependencia del azúcar, la sal y las grasas saturadas. Al menos dos tercios del volumen de la compañía tendrán no más de 100 calorías derivadas de azúcares agregadas por porción de 12 onzas para 2025.


PepsiCo ha adoptado otras medidas, entre ellas:
Acordó en noviembre la compra de KeVita, fabricante de bebidas priobióticas fermentadas; estrenó una versión orgánica de Gatorade en agosto; introdujo una línea de máquinas expendedoras de refrigerios saludables en diciembre de 2015; anunció una alianza en octubre de 2015 con BarFresh Food Group Inc., fabricante de batidos de frutas.

PepsiCo y sus rivales en el sector de gaseosas Coca-Cola y Dr Pepper Snapple Group han prometido conseguir que los consumidores consuman menos azúcares. La Asociación Estadounidense de Bebidas (ABA, por sus siglas en inglés), grupo sectorial que representa las tres empresas, anunció un compromiso en 2014 para reducir las calorías per cápita derivadas de bebidas en un 20 por ciento para 2025.

Pero la labor ha tenido un comienzo lento. El consumo calórico por bebidas solamente se redujo 0.2 dólares por ciento en 2015. PepsiCo tampoco ha sabido cómo revitalizar su gaseosa dietética insignia.

Los resultados de la empresa también han recibido la ayuda de la iniciativa de reducción de costos de Nooyi, quien ha disminuido el gasto en alrededor de mil millones de dólares por año desde 2012.

“El ciclo virtuoso de productividad que lleva a la inversión que lleva al crecimiento”, dijo Johnston. “Por eso PepsiCo ha tenido un desempeño tan bueno”.