Empresas

Pemex reducirá importación de gasolinas hacia 2018

12 febrero 2014 4:20 Última actualización 23 mayo 2013 8:52

[Cuartoscuro] La paraestatal busca alianzas en refinación en Estados Unidos. 


 
Reuters
 
Petróleos Mexicanos planea aumentar la capacidad en su refinería de Salina Cruz y busca tejer alianzas en Estados Unidos para recortar costos de distribución, dijo el director de refinación de la empresa.
 
Pemex ya tiene listo el proyecto para añadir 30,000 barriles por día (bpd) de capacidad a esa refinería, en el sur del país, que hoy tiene una capacidad de 330 mil bpd. La inversión estimada será de cuatro mil millones de dólares.
 
"Donde tenemos planes específicos es en Salina Cruz. Ahí tengo espacio, tanquería y ducto para llevar todo el crudo posible", añadió Miguel Tame, director de Pemex Refinación, en el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.
 
"Estamos ya iniciando la estrategia para contratar a un tecnólogo como administrador del proyecto", añadió.
 
La nueva capacidad en Salina Cruz, la mayor de las seis refinerías de Pemex, forma parte de un plan para reducir en los próximos años las importaciones de gasolinas que realiza México cada año para cubrir su fuerte demanda.
 
Bajo este esquema, se prevé que para 2018 México reduciría sus importaciones de gasolinas a 21% de su demanda nacional, desde 47% en que cerró 2012.
 
Además no sólo busca lograr la autosuficiencia en diesel, sino tener un excedente de 170,000 bpd para exportación.
 
"Tenemos un proyecto que va a costar casi 10,000 millones de pesos en donde está implícita la construcción de cinco plantas nuevas de diesel", dijo Tame.
 2 de ellas se construirán en la refinería de Madero, Tamaulipas1 en la de Cadereyta, en Nuevo León1 en Minatitlán, Veracruzy la quinta en la de Salamanca, Guanajuato.
 
Nueva refinería
 
Sobre la retrasada construcción de una nueva refinería en Tula con capacidad de 250,000 bpd, en Hidalgo, Tame manifestó que en agosto se tendría completo el desarrollo de la ingeniería y lista la planta para 2017.
 
"El tiempo típico de construcción de una refinería son cuatro años a partir de que tengas toda la ingeniería planteada. Yo estaría pensando que a mediados de 2017 estaríamos en pruebas y arranques de refinería", señaló.
 
Pemex y Shell son copropietarios desde hace años de una refinería en Deer Park, Texas, en la que se procesan hidrocarburos de ambas empresas.
 
Tame externó que Pemex busca aliados en refinación en Estados Unidos para asociaciones que podrían ser similares a la que tiene con Shell.
 
Estados Unidos tiene una gran capacidad ociosa de refinación de crudo pesado -que produce en su mayoría México- en la costa del Golfo de México. Pemex estaba interesada desde hace tiempo en esa capacidad, pero no había mencionado planes concretos de asociación.
 
"De hecho estamos buscando oportunidades de mercado que puedan tener una influencia positiva en el costo de distribución", subrayó.
 
Tame expresó que sería deseable que la reforma a discutirse próximamente permitiera esquemas similares al de Deer Park dentro del país.
 
"Eso es a título personal (...) Si somos capaces de tener alianzas estratégicas en el exterior, Deer Park, por ejemplo, pues pudiéramos hacerla hacia el interior", sostuvo. "Creo que una reforma agresiva pudiera ser que nos permitieran este tipo de alianzas, hacerlas en el territorio nacional", concluyó.