Empresas

Ollanta Humala se reúne con Repsol tras interés de Perú para comprar activos

12 febrero 2014 5:27 Última actualización 23 abril 2013 11:22

 
Reuters
 
LIMA.- El presidente peruano, Ollanta Humala, se reunió con el jefe de Repsol, Antonio Brufau, en momentos en que el Gobierno ha mostrado interés en adquirir una participación minoritaria en la refinería y en la red de estaciones de gasolina que tiene la empresa española en Perú, dijo el martes una fuente del Ejecutivo.
 
El interés del Gobierno de Lima fue confirmado la semana pasada por el primer ministro peruano, Juan Jiménez, quien dijo que esa posibilidad no significa otorgarle al Estado un rol empresarial activo que afecte el modelo económico del país.
 
La fuente del Ejecutivo se excusó con Reuters de ofrecer detalles de la reunión entre Humala y el presidente de Repsol , que se realizó la noche del lunes 22 de abril. 
 
Otra fuente del Gobierno dijo que en la cita participó también el ministro de Energía y Minas, Jorge Merino, y que en las conversaciones trataron el tema de los activos de Repsol pero que sólo fue "para auscultar la posibilidad de compra".
 
"Se trató de una evaluación y no hay nada concreto", dijo la fuente que se excusó de ser identificada.
 
Humala, quien inspeccionó el martes las obras de un tren eléctrico para la ciudad de Lima, fue consultado por periodistas sobre su reunión con el presidente de Repsol, pero no respondió sobre el tema.
 
La posible adquisición de la refinería La Pampilla y la cadena de estaciones se haría a través de la estatal Petroperú. Ambas firmas dominan el mercado de refinación local.
 
Pero Petroperú no es la única que ha mirado los activos de Repsol en el país sudamericano. El Grupo Romero -uno de los conglomerados empresariales más grandes de Perú- también ha mostrado interés, según fuentes del sector.
 
La Pampilla, que se encuentra en Lima, tiene una capacidad de refinación de 102,000 barriles por día.
 
La firma española también posee más de 200 estaciones o puntos de venta de combustibles en el país sudamericano. Además, tiene la planta Solgas, que produce gas licuado de petróleo.
 
Los empresarios en Perú han criticado las intenciones del Gobierno peruano y creen que una compra de estos activos crearía un monopolio en el sector de hidrocarburos.
 
Expertos locales en energía han dicho que lo más valioso de los activos de Repsol son sus estaciones de gasolina, más que su refinería, que tiene fuertes pasivos económicos y ambientales.
 
A fines de febrero, Repsol anunció la venta de sus activos de gas natural licuado en la provincia española de Vizcaya, Perú y Trinidad y Tobago a Shell por 6,653 millones de dólares, deuda incluida.