Empresas

Perciben incertidumbre en el futuro de los medios públicos

La nueva cadena denominada Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano ayudará a fortalecer a todos los operadores públicos y permitirá a los jugadores obtener beneficios en bloque, además de asegurar el acceso a más personas, aunque expertos señalan que hace falta aclarar cómo funcionará.
Redacción
15 julio 2014 19:48 Última actualización 16 julio 2014 5:0
Once TV

(Cuartoscuro)

Canal 22

(Cuartoscuro)

La nueva cadena de televisión pública, denominada Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, ayudará a fortalecer a los demás medios en el país y les dará un mayor alcance entre la población.

Sin embargo, podría no ser suficiente para reactivar un sector que mantiene candados para monetizar sus espacios publicitarios, de acuerdo con especialistas.

En la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión se tiene prevista la creación de un organismo público descentralizado de la Administración Pública Federal, no sectorizado, denominado Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, el cual tiene por objeto “proveer el servicio de radiodifusión sin fines de lucro, a efecto de asegurar el acceso al mayor número de personas en cada una de las entidades federativas a contenidos que promuevan la integración nacional”.

“Este organismo (cadena de TV) ayudará a fortalecer a todos los operadores públicos, sin importar su tamaño, por lo que eventualmente podría formarse algún organismo, como lo es la Canitec en el sector privado, o la Confederación de cableras en Colombia”,dijo Ernesto Piedras, socio director de la consultoría The Competitive Intelligence Unit (CIU).

De acuerdo con Homero Ruíz, experto del sector de la firma Signum Research, aunque no está del todo claro cómo va a funcionar esta nueva cadena con respecto a los demás medios públicos (Canal 11, Canal 22, el IMER, entre otros), su creación dará formalidad al sector, al tiempo que ampliará su cobertura en televisión.

La mayoría de los analistas consultados coincidieron en que hace falta aclarar cómo funcionará este nuevo organismo.

En las discusiones que se tuvieron en el Congreso en torno a la ley secundaria en telecomunicaciones y radiodifusión no se dio entrada a la posibilidad de que los medios públicos, incluyendo esta nueva cadena de TV, puedan monetizar sus espacios publicitarios como lo hacen la BBC, de Inglaterra, o los canales alemanes ARD1 y ZDF.

De esta forma, la nueva cadena de TV pública enfrentará los mismos problemas que tienen actualmente las radiodifusoras que operan en el país.

“Para mejorar la calidad y contenido de los programas producidos y/o adquiridos por los medios públicos necesitamos comercializar nuestros espacios en condiciones semejantes a las de los operadores privados”,dijo Juan Octavio Pavón, presidente de la Red de Radiodifusoras de TV Educativas y Culturales (La Red).

El organismo ha propuesto comercializar tiempo aire hasta en un 50 por ciento del permitido a los concesionarios comerciales para poder financiar la mejora de productos en beneficio de las audiencias.

Actualmente, entre 90 y 95 por ciento del presupuesto de las cadenas de TV pública se destinan al pago de nómina y el resto a la operación.

El especialista del CIU propuso que una de las salidas sea aumentar el presupuesto para estos medios, de manera que puedan generar contenidos de mejor calidad para los televidentes, pues el permitírseles cobrar por la publicidad podría modificar su vocación.

La TV pública en México se integra por 32 emisoras públicas, de las que 24 pertenecen a gobiernos locales de entidades estatales. Cuatro tienen un carácter federal y son operadas desde la Ciudad de México por el Organismo Público de Medios Audiovisuales (OPMA) y cuatro más dependen de universidades públicas.