Empresas

NOM 192 para TVs y decodificadores, apoyará a apagón analógico

12 febrero 2014 4:43 Última actualización 12 junio 2013 18:10

[Bloomberg]  


 
 
Notimex
 
La Norma Oficial Mexicana (NOM) 192, que busca garantizar que los televisores y decodificadores que se vendan en México sean aptos para captar señales digitales, evitará ocasionar un daño a la economía de los consumidores, derivado del "apagón analógico" en la televisión abierta, consideró la CFC.
 
En el marco de la consulta pública ante la Cofemer sobre el particular, la Comisión Federal de Competencia (CFC) expuso que esta medida buscará evitar un daño a la economía de los consumidores derivado de la transición nacional de señal analógica a digital, conocida como "apagón analógico".
 
El organismo considera que el anteproyecto no resulta discriminatorio ni genera ventajas exclusivas, por lo que resultaría neutral al proceso de competencia y libre concurrencia.
 
El pasado 24 de mayo, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) le remitió el anteproyecto de Norma Oficial Mexicana "ANTEPROY-NOM-192-SCFI/SCT1-2013".
 
Dicho anteproyecto establece que los televisores y decodificadores que se comercialicen en el país deben tener la capacidad de recibir, sintonizar y reproducir, cuando menos las señales que se transmitan con el estándar A/53 de ATSC.
 
Ello, con el objetivo de otorgar certeza al consumidor de que los televisores y decodificadores que adquiera contarán con la capacidad de recibir las señales digitales una vez que se realice el "apagón analógico" de la televisión abierta en el país.
 
En ese sentido, la CFC subraya que la medida propuesta resulta necesaria para lograr la transición nacional de señal analógica a digital, en virtud de que el "apagón analógico" depende de la penetración de la televisión digital en los hogares.
 
Una vez que se haya implementado el "apagón analógico", aquellos consumidores que cuenten con un televisor o decodificador con tecnología analógica no podrán recibir, sintonizar y reproducir señales digitales, lo que implicará un gasto para los consumidores, pues tendrían que adquirir un televisor capaz de recibirlas, refiere el organismo.