Empresas

No fui a la universidad pero, ¿ya viste mi perfil de LinkedIn?

La compra de LinkedIn por parte de Microsoft tiene como propósito revolucionar la educación para un mercado laboral más competitivo, pero ¿qué herramientas tienen para lograrlo? Aquí te lo decimos.
Bloomberg
27 junio 2016 20:48 Última actualización 27 junio 2016 22:23
LinkedIn (Bloomberg)

LinkedIn (Bloomberg)

Observas desconcertado una hoja de cálculo de Excel. En la ventana de 'Ayuda' hay una sugerencia de conectarse vía LinkedIn con un experto independiente, intercambias mensajes con él y problema resuelto.

Ahora estás preocupado por tus habilidades en Excel. La ventana de 'Ayuda' te propone un curso y pasas las noches convirtiéndote en un especialista en Excel a través de Lynda.com, la empresa de cursos en línea que adquirió LinkedIn el año pasado.

Además de que tu conocimiento hace que tus compañeros de trabajo te admiren (y hasta consigues una cita de trabajo), un reclutador descubre en tu perfil de LinkedIn tu certificación en el curso de Excel. Consigues un trabajo nuevo con un aumento salarial importante.

Este no es el mundo real, al menos no por el momento. Pero la adquisición de LinkedIn en 26 mil millones de dólares por parte de Microsoft comprende grandes sueños, y entre esos sueños está el de la educación.

“Ambos somos apasionados del aprendizaje”, dijo el máximo responsable de LinkedIn, Jeff Weiner, haciendo referencia a sí mismo y a Satya Nadella, el CEO de Microsoft, durante una teleconferencia sobre la negociación.

Weiner habló sobre la visión de LinkedIn de desarrollar su Economic Graph, “un mapa digital de la economía global”, que incluye perfiles “para cada universidad u organización de educación superior y centros de capacitación profesional” que dan a las personas las habilidades necesarias para conseguir empleos.

Habló sobre la adquisición de Lynda, sugirió que era un “curso profundamente integrado al ecosistema de Microsoft” y habló sobre una superposición de los productos de Microsoft que mostraría “con quién puedes conectarte dentro de tu red, dentro del ecosistema completo, con trabajadores independientes y hasta con el propio curso”.

Una presentación en imágenes prometía “transformar las formas de aprendizaje”.

1
 

 

Portal de Lynda.com (Bloomberg)


Todo lo anterior plantea el tema de cuánto vale en realidad realmente un título universitario.

A finales de marzo, LinkedIn y Lynda.com publicaron más de 50 “vías de aprendizaje”. En noviembre, sin embargo, Lynda no era la fuente con el mayor número de certificaciones en los perfiles de LinkedIn. Lo era Microsoft.

Ya tiene una participación en el mundo de la educación, tanto como proveedor de programas de entrenamiento y certificación, como de fabricante de productos que requieren habilidades para utilizárselos de manera óptima.

Seis de los 25 cursos más populares de Lynda se relacionan con los productos de Microsoft, señaló Weiner al hablar sobre la adquisición.

Al mismo tiempo, LinkedIn apuesta a una visión más amplia de la educación.

Se asoció con una iniciativa de Markle Foundation que ayuda a las personas en Colorado y Arizona a obtener su diploma de preparatoria, pero no un título de grado universitario, a conseguir trabajos y habilidades nuevas.

En el marco de este esfuerzo, en marzo se lanzó Training Finder. En abril se puso en marcha la aplicación móvil de LinkedIn, Students en Estados Unidos para ayudar a los estudiantes de universidad próximos a graduarse a encontrar su primer empleo a través de recomendaciones personales.

La empresa también presenta información sobre la trayectoria profesional de los ex alumnos.

Hasta este punto, es difícil decir exactamente como LinkedIn y Microsoft podrán integrar en lo ue se refiere al aprendizaje. “Basta con decir que hay una gran cantidad de oportunidades”, dijo la portavoz de LinkedIn, Julie Inouye.

Idealmente, Microsoft y LinkedIn ayudaría a justar trabajos con talentos, ofreciendo cursos con herramientas para los que necesitan para las ofertas de trabajos como a los desempleados, subempleados o los que están buscando trabajo por primera vez y puede ser considerado como “entrenamiento de última milla”, dijo Jeff Selingo, autor del libro Hay Vida Después del Colegio.