Nissan rechaza petición de Renault para nombrar al sucesor de Ghosn
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Nissan rechaza petición de Renault para nombrar al sucesor de Ghosn

COMPARTIR

···

Nissan rechaza petición de Renault para nombrar al sucesor de Ghosn

La propuesta fue hecha para proteger sus intereses comerciales y mantener su influencia dentro de Nissan luego del despido de Ghosn, según fuentes.

04/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La automotriz japonesa Nissan rechazó una petición realizada por su socio francés Renault, para enviarle a un sucesor, con la misma autoridad, para reemplazar al derrocado presidente Carlos Ghosn, indicaron fuentes cercanas al caso.

Renault, el principal accionista de Nissan que retuvo a Ghosn como CEO y presidente luego de su arresto el mes pasado por presunta mala conducta financiera, hizo la solicitud durante la reunión de la junta de emergencia del fabricante de automóviles japonés el 22 de noviembre, según las fuentes.

La propuesta fue hecha para proteger sus intereses comerciales y mantener su influencia dentro de Nissan luego del despido de Ghosn, indicaron las fuentes consultadas por la agencia japonesa de noticias Kyodo News.

Al respecto, Hiroto Saikawa, el CEO de Nissan, indicó que sobre la futura relación con Renault, quiere revisar la estructura de gestión, creyendo que la excesiva concentración de poder en Ghosn había socavado la transparencia y la gobernabilidad.

Ghosn, conocido por salvar a Nissan del borde de la bancarrota, fue enviado al fabricante de automóviles japonés de Renault en 1999 como director de operaciones. Se convirtió en presidente de Nissan en 2000 y se desempeñó como director ejecutivo desde 2001 hasta 2017.

Saikawa también ve la relación de Nissan con Renault como desequilibrada y favoreciendo al fabricante de automóviles francés.

Aunque es más pequeño en ganancias que Nissan, Renault posee una participación del 43.4 por ciento en el fabricante de automóviles japonés, que posee solo una participación del 15 por ciento en su par francés pero sin derechos de voto y el 34 por ciento en Mitsubishi Motors, el tercer socio de la alianza.

Según el acuerdo actual entre Nissan y Renault, el fabricante de automóviles japonés recibirá a los altos ejecutivos del par francés.

Saikawa, el director general interino de Renault, Thierry Bollore y el director de Mitsubishi Motors, Osamu Masuko acordaron el 30 de noviembre liderar la alianza de tres vías a través de consultas entre ellos, en una aparente desviación del proceso de toma de decisiones principalmente hasta ahora liderado por el director Ghosn, según ejecutivos japoneses.

Aún así, se espera que la lucha por el liderazgo continúe, ya que según el acuerdo actual entre Nissan y Renault, el puesto de CEO y presidente de la alianza debe ser asumido por alguien del fabricante de automóviles francés, indicaron analistas.

El Gobierno francés, el mayor accionista de Renault, también ha intensificado los esfuerzos para mantener el fuerte control de Renault sobre la alianza.

Una persona de Renault debería continuar liderando Renault-Nissan, una compañía con sede en Ámsterdam a cargo de supervisar la sociedad, y que se deben mantener las participaciones cruzadas actuales.

Para el presidente francés, Emmanuel Macron, es crucial que Renault mantenga su papel en la economía del país y cree empleos, dijeron analistas.

En la reunión del 22 de noviembre, la junta de Nissan decidió destituir a Ghosn como presidente y establecer un panel de tres miembros compuesto por directores externos para seleccionar a su sucesor entre los miembros de la junta actual.

Los tres directores independientes celebraron su primera reunión el martes para discutir quién debería suceder a Ghosn como presidente, según un funcionario de Nissan.

Se espera que la junta apruebe formalmente al sucesor en su reunión del 17 de diciembre. Uno de los planes es que Saikawa sea presidente interino.

Ghosn fue arrestado por los fiscales de Tokio el 19 de noviembre bajo sospecha de haber violado la Ley de Instrumentos Financieros e Intercambios de Japón al no informar su remuneración por un total de aproximadamente cinco mil millones de yenes (44 millones de dólares) durante cinco años hasta marzo de 2015.