Empresas

'Ni somos tantos'

Computadoras, videojuegos, pantallas, aparatos electrodomésticos y una gran gama de enseres fueron adquiridos por cientos de personas que esperaron largas horas y bajo el helado clima para entrar a los establecimientos en el inicio de El Buen Fin.
Diana Nava | Ángel Alcántara
18 noviembre 2016 1:28 Última actualización 18 noviembre 2016 2:50
Buen Fin. (El Financiero)

Este viernes comenzó El Buen Fin. (El Financiero)

Las rebajas comenzaban el primer minuto del viernes, pero desde las 10 de la noche del jueves, alrededor de 20 personas, quienes en su mayoría consumían papas fritas y pizza, esperaban fuera de un establecimiento de Avenida Universidad.

Una fila que para poco antes de las 12 aumentó a 150 personas, de acuerdo con empleados del establecimiento.

"Ni somos tantos", comentó Rubén Shiguer, el primer hombre detrás de la cortina metálica de la tienda de autoservicio.

El hombre, quien quería evitar largas filas y por eso decidió ser el primero, planeaba comprar sólo dos computadoras, sin que nada extra "le pasará por enfrente".

"Me dedico a la importación de publicaciones y como está el dólar no estoy para gastar", afirmó.

'EL ABUELO PAGA'

Ellos no llegaron primero, ni siquiera decidieron ser parte de la no tan larga fila que se hizo en la entrada, pero ya sabían que es lo que querían: una pantalla de 75 pulgadas, que les saldría en poco más de 35 mil pesos.

Decidieron no dejar a nadie en casa, eran ocho integrantes, desde el abuelo, quien pagó el televisor, hasta tres nietos a los que no les importó desvelarse.

La familia Jaimes estaba desde antes de que el reloj marcará el primer minuto del viernes en la caja. Y bueno, mientras esperaron ser atendidos "se les pego" un videojuego para el más pequeño de la casa y otros alimentos, que al lado del televisor no representaban mucho volumen.

Salieron de la tienda quince minutos antes de dar la una, pero eso no se tradujo en queja. "Nos fue bien", comentó uno de ellos. El siguiente reto: meter la pantalla a su camioneta, porque sí, todos deberían caber ahí.

'TAMBIÉN VAMOS A SALIR CON UN REFRIGERADOR'

Claudia chocó su auto por la mañana, no fue a trabajar, pensó su día terminaría en una ida al cine, pero no. El final del jueves terminó en una cafetería de Sam's Club comiendo papas fritas al lado de su concubino, pues prefiere no llamarlo "novio" y mucho menos "esposo".

Esta pareja joven venía con la idea de comprar un aparato de lavado. "Pero también saldremos con un refrigerador", comentó Claudia mientras veía a Luis con una sonrisa pícara, esa que distingue a algunas mujeres.

Diez minutos después de haber entrado al establecimiento, la joven ya estaba en la caja con un ticket por un monto de casi 20 mil pesos, resultado de la compra de su equipo de lavado y secado.

¿Y el refrigerador? Claudia comenzó su viernes sin su aparato de cocina y sin su auto, el primero no lo consiguió, el segundo estará en la agencia por tres semanas.

'SON BUENOS DÍAS'

Mientras él área de cafetería estaba prácticamente vacía, un hombre enfundado en una chamarra negra se encontraba sentado esperando a que salieran los "ganones de El Buen Fin", como uno de sus compañeros llamaba a los clientes.

"Soy voluntario de acá", afirmó. Luis es uno de los hombres que llevarían las compras de los clientes a sus autos.

Eran casi la 1 de la madrugada y Luis aún no lograba llevar ninguna mercancía a uno de los vehículos del estacionamiento, el cual tenía aún algunos huecos. Se decía animoso pero su cara denotaba lo contrario.

El hombre de más de 60 años espera sacar de este día aproximadamente 250 pesos, nada comparado con los 4 mil millones de pesos más que espera de derrama la Secretaría de Economía, respecto al año anterior.

"Son buenos días", afirmó el hombre, aunque la oscuridad del cielo decía lo contrario; aún tenía varias horas sin sol como destino.

DESEOSOS DE DESCUENTOS EN CUITLÁHUAC

En punto de las 12 am del día 18 de noviembre empezó la sexta edición del Buen Fin en México, en donde el Soriana Híper Cuitláhuac, en la delegación Azcapotzalco, ya esperaba a los consumidores con las puertas abiertas y con los deseados descuentos.

Poco a poco iban llegando las personas, muchas de las cuales ya habían hecho una visita previa para comparar precios.

Alejandra González y su esposo iban en busca de una pantalla de alta definición, la cual la encontraron rebajada del 20 por ciento.

“Ya habíamos venido hacía unos días para ver a qué precio estaba esta pantalla y con el descuento que vemos, nos podemos ahorramos 3 mil pesos”.

Héctor Herrera iba en busca de unas llantas, las cuales encontró con la promoción de pagar una y la segunda iba con un 70 por ciento de descuento, con lo que logró ahorrar mil pesos en la compra de 4 neumáticos.

“La verdad sí hay buenas promociones en la tienda, acabo de ir a un Walmart y ahí solo te ofrecen meses in interés”, comentó Herrera.

En los pasillos de abarrotes se veían ofertas de venta de dos o más artículos a un precio especial, como lava trastes y jabones, además de productos de la canasta básica.

Los trabajadores de la tienda se apuraban a poner los nuevos precios y las ofertas en los productos, y varios clientes se molestaron al no conocer las diferentes promociones que ofrecía la tienda. “Se supone que para la media noche, ya debían de estar los nuevos precios con el descuento y todavía están marcados con el precio regular”, comentó una cliente.

Alicia, una dependiente de Soriana comentó que a partir de la una de la mañana empieza a llegar más gente, “Regularmente las primeras horas del Buen Fin empiezan flojas, pero en los días siguientes se recupera mucho”.

Los primeros minutos del Buen Fin transcurrieron con tranquilidad en Soriana Híper Cuitláhuac, pero con la seguridad de que en este puente las ventas subirán.