Empresas
REFLECTOR

Netflix quiere ser
el gigante del entretenimiento

Con un presupuesto de 16 mil millones de dólares, con los cuales está produciendo cerca de 200 proyectos entre dramas, comedias y shows infantiles este año, la plataforma aspira a convertirse en el creador de entretenimiento más grande del mundo.
Lucas Shaw | Bloomberg
18 septiembre 2017 20:0 Última actualización 18 septiembre 2017 22:3
Netflix

(Bloomberg)

Si es un actor o productor en Hollywood, es difícil no ver la bandera que Netflix ha plantado en Los Ángeles. Su nueva torre de 14 pisos es visible a kilómetros de distancia en esta extensa ciudad, coronada por el logotipo rojo de la compañía. El olor a palomitas de maíz saluda a los visitantes en el vestíbulo.

En su interior, el director general de contenido, Ted Sarandos, se dedica a reclutar a algunos de los productores y escritores más exitosos de la televisión. Desde que Netflix subió a su plataforma su primera serie original Lilyhammer en 2012, la compañía ha construido una de las operaciones de contenido televisivo más valiosas a través de la compra de series y películas creadas por otros. Ahora, con un presupuesto de 16 mil millones de dólares, la plataforma aspira a convertirse en el creador de entretenimiento más grande del mundo.

En las últimas semanas, Netflix firmó un contrato a largo plazo con Shonda Rhimes, creadora de series como Grey’s Anatomy (Anatomía Según Grey) y Scandal del canal estadounidense ABC, reclutó a un ejecutivo para desarrollar programas infantiles originales y compró una editorial de novelas gráficas.

Netflix Studios está produciendo alrededor de 75 por ciento de los nuevos proyectos de la compañía, según Sarandos, el arquitecto clave de un número de proyectos de este año que incluye 200 comedias, dramas, shows infantiles y largometrajes.

Sarandos, de 53 años y quien se incorporó a Netflix en 2000, pasa gran parte de su tiempo viajando, firmando acuerdos con productores en Australia, Polonia y Japón. En Hollywood, su trabajo principal es ofrecer su mano de apoyo. Cuando el creador temperamental de alguna serie exitosa se enfrenta a los críticos, Sarandos está allí.

"La gente necesita ver su cara mucho. La gente necesita saber que usted está interesado y comprometido en su proyecto".

A lo largo de los años, el trabajo de Sarandos se ha hecho más fácil. Al principio, ningún creador o actor que se respetara habría trabajado para un servicio de streaming cuando podían ganar premios en HBO o millones en una cadena de televisión. Así que Netflix hizo ofertas absurdas, como 100 millones de dólares por dos temporadas del drama político de David Fincher House of Cards, protagonizada por Kevin Spacey.

Pocas cadenas de televisión piden incluso una temporada completa antes de rodar un piloto. La serie ha sido un gran éxito, al igual que el drama sobre una cárcel de mujeres Orange Is the New Black.

La compañía no revela cuántas personas ven sus programas, una métrica clave en las negociaciones de TV, y Netflix también exige derechos a perpetuidad, limitando el valor de las repeticiones.

Pero los éxitos y los elogios siguieron viniendo para shows como Daredevil, Narcos y Master of None. Aunque tal vez ninguna serie tomó tanto por sorpresa al público como Stranger Things, un programa de horror sobre un niño desaparecido. Muchos ya esperan el estreno de la segunda temporada en octubre.

El cambio de Sarandos de la compra de producciones o sus licencias a la realización de contenido aumenta la amenaza para los productores tradicionales. La compañía ha contratado a decenas de empleados de socios y rivales y está siendo demandada por 21st Century Fox por "robo" de talento.

El mayor riesgo para Netflix es una desaceleración en el crecimiento de suscriptores, que ahora superan los 104 millones en todo el mundo. Por ahora, la compañía está gastando dinero para ganar dinero, con la idea que cada nuevo programa convencerá a más gente a inscribirse.