Empresas

Negocios de emprendedores deben dejar de ser changarros

12 febrero 2014 6:18 Última actualización 11 abril 2014 12:51
[Bloomberg] FICREA sostiene que las Pymes en México ha quedado sólo en la buena voluntad. 

[Bloomberg] FICREA sostiene que las Pymes en México ha quedado sólo en la buena voluntad.


Notimex
 
El Instituto Nacional del Emprendedor jugará un papel importante en la capacitación del pequeño emprendedor, para que cuente con un plan de negocios claramente definido y se promuevan los elementos legales para que el sector financiero apoye su crecimiento, consideró el director general de la Sociedad Financiera FICREA, Sergio Ortiz Valencia.
 
En su opinión, ya es tiempo que los pequeños empresarios se profesionalicen y se preparen para que sus negocios dejen de ser "changarros" y sus esfuerzos los traduzcan en verdaderas historias de éxito en beneficio de la economía mexicana.
 
Sostuvo que el apoyo a la micro, pequeña y mediana empresa (Pymes) en México ha quedado sólo en la buena voluntad y no se ha logrado concretar un apoyo real y coordinado que detone un crecimiento explosivo en ese sector, no obstante que siete de cada diez empleos se generan precisamente en ese sector de la economía formal.
 
Ortiz Valencia destacó en un comunicado que en México mucha gente se hace empresaria porque no tiene trabajo o no lo encuentra y cuando se le cierran las puertas se incorporan a la economía informal.
 
Las Pymes necesitan programas de capacitación y no solo de recursos, que hasta ahora le han sido negados por la banca tradicional que exige altas garantías para extenderles créditos, tan necesarios para su desarrollo, anotó.
 
Los países que no tienen un sector fuerte de Pymes no van a ningun lado, señaló el directico, al poner como ejemplo a Estados Unidos, donde pequeños y medianos empresarios han permitido el desfogue de su economía en crisis.
 
Resaltó que el gobierno federal está mostrando ahora buena disposición de apoyar el desarrollo de este sector con la creación del Instituto Nacional del Emprendedor "y es de esperarse que ahora sí se pase de una buena intención a una acción contundente", apuntó.