Empresas

Necesario definir estrategia de transición: comisionado de Cofetel

12 febrero 2014 4:53 Última actualización 08 abril 2013 14:23

[Bloomberg] Gonzalo Martínez dijo que hay que la estrategia es dundamental en la reforma en telecomunicaicones. 


 
Notimex
 
Ante los cambios que plantea la iniciativa de reforma en telecomunicaciones es fundamental definir una estrategia de transición en los órganos reguladores, la cual considere el costo económico que conlleva y los plazos para cumplir los objetivos marcados, señaló el comisionado de la Cofetel,
 
El integrante de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) aseveró que "además de establecer metas y objetivos, de consultar expertos y consultores durante el proceso, se tiene que definir una estrategia de transición entre autoridades, es algo que debe ser fundamental para que esto suceda correctamente".
 
En una reunión con miembros de la Asociación Nacional de Abogados de Empresa, Colegio de Abogados (ANADE), el funcionario dijo que en la iniciativa de reforma, que se encuentra en análisis en el Senado de la República, no existe ningún artículo transitorio que se refiera a la transición entre autoridades actuales y nuevas.
 
"Los costos son otro tema que se tiene que considerar en algún artículo transitorio; sería bueno que se diera claridad en el trabajo legislativo sobre cómo se va a llevar esto", argumentó.
 
Refirió que en países como Gran Bretaña, el cambio de un órgano regulador a otro superó en más de 50% el presupuesto original, lo cual obliga a no pasar por alto este elemento.
 
En opinión de Martínez Pous, el principal problema de la Cofetel desde su creación es la ausencia de facultades que le ha impedido regular y sancionar a los operadores dominantes.
 
"La Cofetel nació con una alta carencia de facultades, el mundo cambió y la Comisión se quedo atrás, el problema no es de autonomía, siempre ha sido el tema de las facultades para actuar", insistió.
 
Más allá de reconocer que la iniciativa de reforma aborda los desafíos actuales y futuros del sector telecomunicaciones, dijo, no se debe perder de vista que es posible mejorar el contenido sin tener que cambiar los objetivos.
 
"Es recomendable ajustar esta iniciativa a la mejores prácticas internacionales, sin cambiar los objetivos que persigue; es una reforma positiva porque responde a los objetivos y porque no habíamos visto un esfuerzo legislativo de este calado desde 1995 cuando las condiciones políticas eran otras", añadió el funcionario.