Empresas

Nadro diversifica negocios y ve posible su regreso a la BMV

10 febrero 2014 4:14 Última actualización 11 octubre 2013 5:2

 [Su presidente, Pablo Escandón Cusi señala que aunque ve grandes oportunidades en México, el grupo no descarta salir  / Braulio Tenorio / El Financiero]


 
Miguel Ángel Pallares
 
 
A 70 años de su fundación, Grupo Nacional de Drogas (Nadro), líder en la distribución de medicamentos, material médico y productos de higiene en México, busca evolucionar para convertirse en una empresa integral de servicios farmacéuticos y no descarta regresar a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en el largo plazo.
 
 
 
Actualmente el segmento de servicios farmacéuticos, incluida la asesoría y capacitación a farmacias, representa 20 por ciento de los ingresos del grupo y la expectativa para los próximos cinco o 10 años es que sea el 50 por ciento, dijo en entrevista con EL FINANCIERO, Pablo Escandón Cusi, presidente y director general del grupo.
 
La firma distribuye 16 mil 900 medicamentos y productos en México a través de 16 centros de abasto y 15 sucursales.
 
¿Cuáles son los principales cambios del mercado en que Nadro está pendiente?
 
Uno de los más importantes es la participación del gobierno en la prestación de servicios de salud, en particular con la dotación de medicamentos por medio del ISSSTE, IMSS y más recientemente, el Seguro Popular.
 
Eso en mayor medida ha disminuido el tamaño del mercado privado. Otro es el proceso de integración de las empresas de distribución, y eso cambia estructuralmente la visión del mercado y obliga a revisar y replantear los objetivos, creando estrategias novedosas y desarrollando servicios innovadores.
 
¿Han pensado en adquirir cadenas de farmacias?
 
Hemos determinado no irse por esa estrategia, sino más bien centrarnos en promover las farmacias que no son parte de las grandes cadenas.
 
¿Por qué apostar por las farmacias independientes cuando cierran frente a los autoservicios?
 
Estoy viendo un cambio radical y de cultura en la farmacia independiente, en el sentido de que requiere modificar sus prácticas y entrar a un proceso de profesionalización, lo que implica entre otras cosas, sistematizar su negocio y desarrollar prácticas de comercialización más agresivas.
 
¿Qué oportunidades ven en el mercado?
 
Hay una oportunidad enorme en la medida en que la farmacia se convierta en un elemento de apoyo a la función de dispensación de las instituciones nacionales de salud como el IMSS e ISSSTE. Tienen un tamaño que ya no les permite ser eficientes y seguramente llegarán a apreciar la oportunidad de utilizar las estructuras del sector privado tanto en lo que respecta a la red de más de 24 mil farmacias privadas y la estructura de distribución de las empresas especializadas.
 
¿Hacia dónde quieren ir en los próximos cinco años?
 
Las empresas de distribución tienen el reto de encontrar otros mercados y nichos de desarrollo dentro del campo de la salud y de la logística para poder ofrecer servicios y seguir creciendo. El programa que tenemos en ese sentido denominado Círculo de la Salud aporta de un 20 a 22 por ciento de nuestra operación y podría llegar a ser el 50 por ciento con el desarrollo de vales de medicamento del gobierno y otros cambios donde se requieren nuevos esquemas de servicios.
 
¿Ha evaluado la posibilidad de regresar a cotizar a la bolsa?
 
No tenemos planes inmediatos para participar, pero sin duda es un camino que tarde o temprano todas las empresas pueden seguir. No tenemos planes en este momento, pero sin duda es una posibilidad a largo plazo.
 
¿En qué otras regiones han visto potencial para llevar a Nadro?
 
No hemos descartado participar fuera de México. De los países más cercanos, algunos importantes son la región de Centroamérica, Colombia y otros de América del Sur, pero no tenemos planes inmediatos, el propio mercado de la salud en México es muy grande.
 
¿Han resentido la desaceleración del consumo?
 
Vamos de la mano con la economía y hay cierta desaceleración, hay ciertos segmentos de la gama de productos como vitamínicos, higiene y belleza que son más sensibles al comportamiento de la economía.