Empresas

Mujeres, las mejores compradoras de vivienda

Por cada 10 viviendas que se venden en la Ciudad de México, siete son compradas por mujeres, en su mayoría profesionales o comerciantes, que no buscan vivir en pareja, según la Canadevi Valle de México.
Claudia Alcántara
04 abril 2014 15:37 Última actualización 04 abril 2014 15:37
Etiquetas
[En el 3T Homex vendió sólo 92 casas contra las 12,546 que colocó en el mismo periodo de 2012 / Archivo ] 

[En el 3T Homex vendió sólo 92 casas contra las 12,546 que colocó en el mismo periodo de 2012 / Archivo ]

Por cada 10 viviendas que se venden en la Ciudad de México, siete son compradas por mujeres, en su mayoría profesionales o comerciantes, que no buscan vivir en pareja, informó la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi) Valle de México.

Al año se venden un promedio de 18 mil viviendas nuevas en el Distrito Federal, la mayoría del segmento medio y residencial.

Manuel García Maass, vicepresidente del Distrito Federal de la Canadevi Valle de México, aseveró que en los últimos tres años, las mujeres se han convertido en el mercado principal para desarrolladores del Distrito Federal, no sólo porque sean quienes toman la última decisión sobre que hogar elegir dentro de una familia, sino porque buscan tener sus propios espacios y mayor independencia.

“Ellas están tomando la batuta, mayoritariamente son las que más adquieren vivienda en la Ciudad de México, por mucho”, afirmó García Maass.

Expresó que ese mercado, el 70 por ciento son mujeres independientes que no limitan su crecimiento a tener una pareja o familia.

En rueda de prensa, el directivo describió que la mayoría son profesionistas de un nivel socioeconómico medio, o comerciantes en pequeño. Ante ello, las constructoras han cambiado sus estrategias de comercialización, enfocando sus campañas de publicidad hacia este mercado.

El empresario mencionó que dentro de sus encuestas, han preguntado sobre qué sucede con el mercado masculino. Y resaltó que ahora los hombres permanecen en el hogar familiar hasta los 33 años, cuando deciden casarse, por lo que no buscan antes independizarse.