Empresas

Monsanto se enfoca en el negocio de las semillas de la UE

10 febrero 2014 5:18 Última actualización 18 julio 2013 13:51

[Bloomberg] 


Reuters
 
Bruselas . - Monsanto dijo el jueves que realizará fuertes inversiones en su negocio de semillas europeo en los próximos años a fin de aumentar sus ventas de otros productos, luego de abandonar el desarrollo de cultivos transgénicos en la Unión Europea.
 
La mayor productora de semillas del mundo anunció el miércoles que retiraría todas sus solicitudes para desarrollar cultivos transgénicos en Europa, debido a que el profundo rechazo que genera la tecnología está afectando sus perspectivas comerciales.
 
El jueves, Monsanto dijo que ahora se centraría en incrementar las ventas de sus semillas no transgénicas y de otros productos agrícolas, que representan más del 98% de sus ingresos anuales por 1,720 millones de dólares en Europa.
 
"La gente ha dicho que estamos saliendo del negocio de las semillas genéticamente modificadas (GMO) en Europa, pero realmente no tenemos un negocio", dijo el presidente y director gerente de Monsanto en Europa, José Manuel Madero, a Reuters durante una entrevista.
 
"El área en la que nos estamos centrando actualmente en Europa son las semillas convencionales y estamos financiando el negocio de una manera en que no lo hemos hecho en más de 15 años", explicó.
 
La compañía estadounidense ya invierte 300 millones de dólares para expandir sus actuales instalaciones de producción de semillas en Francia, Rumania, Hungría y Turquía, y tiene planes de inyectar "varios cientos de millones de dólares más en los próximos cinco años", indicó Madero.
 
Buena parte de esa futura inversión está destinada a Ucrania, donde Monsanto espera contar con su mayor planta productora de semillas en Europa dentro de cinco años tras asignar un financiamiento inicial de 150 millones de dólares, el cual podría alcanzar los 300 millones de dólares en varios años.
 
Ucrania es un importante productor mundial de granos y se prevé que exporte 14.5 millones de toneladas de maíz este año. El país actualmente importa alrededor de la mitad de las semillas que necesita para producir sus cultivos anuales del grano, pero Monsanto dijo que la planta reduciría esa dependencia en cerca de un 20 por ciento.
 
La compañía declinó revelar su nivel de ingresos en Ucrania, pero dijo que el área total de siembra con sus semillas se duplicó en el país entre el 2012 y el 2013, y que era optimista respecto a que el crecimiento continuaría.
 
Sin embargo, Madero fue más cauteloso respecto a las posibilidades de expansión en Rusia, donde Monsanto ha estado vendiendo semillas convencionales pero actualmente no cuenta con instalaciones de producción.