Empresas

Mitsubishi dice tener fondos para manejar escándalo por manipular datos de eficiencia

La empresa nipona sospecha que la información inadecuada fue utilizada en nueve modelos que están actualmente en el mercado, así como otros que ya no vende. Los modelos comercializados fuera de Japón no están afectados.
Reuters
11 mayo 2016 9:31 Última actualización 11 mayo 2016 9:32
Mitsubishi Motors

Mitsubishi podría tener que pagar cerca de mil millones de dólares para compensar a los clientes japoneses por el escándalo, según analistas. (Bloomberg)

TOKIO.- El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi Motors está convencido de que tiene suficiente dinero en efectivo para capear por sí solo el escándalo de eficiencia de combustible, a pesar de advertir que la información incorrecta podría involucrar a más de sus vehículos.

Mitsubishi admitió el mes pasado que exageró el ahorro de combustible de cuatro de sus modelos, que son pequeños coches vendidos en Japón, dos de ellos producidos por Nissan Motor.

La firma nipona dijo este miércoles que sospechaba que la información inadecuada fue utilizada en nueve modelos que están actualmente en el mercado, así como otros que ya no vende. Los modelos comercializados fuera de Japón no están afectados.

Los analistas han estimado que Mitsubishi podría tener que pagar cerca de mil millones de dólares para compensar a los clientes japoneses por el escándalo, pero la empresa llamó a la calma.

"Nuestras finanzas a lo largo del año que acaba de terminar han estado fuertes, por lo que pensamos que podemos manejar el tema", dijo el presidente ejecutivo, Osamu Masuko, en una conferencia de prensa.

"No nos hemos acercado a nuestras empresas hermanas en busca de apoyo financiero", agregó.

Tras un escándalo surgido hace más de 15 años, en el que Mitsubishi Motors admitió que ocultó sistemáticamente los reclamos de clientes por más de dos décadas, las compañías del grupo Mitsubishi acudieron en su apoyo, rescatando al brazo automotriz con importantes fondos.

Desde que el último escándalo estalló el 20 de abril, luego de la revelación el año pasado de Volkswagen sobre una manipulación de las emisiones en sus autos diésel, el valor de mercado de la empresa japonesa ha caído alrededor de un 42 por ciento, o tres mil millones de dólares, por el temor a costos de compensación y a un derrumbe de sus ventas.

: