Empresas

Mineras pierden 17,155 mdd en la Bolsa

10 febrero 2014 5:19 Última actualización 18 julio 2013 5:15

[Cuartoscuro]


 
 
Axel Sánchez
 
 
La baja en el precio de los metales provocó que el sector de las mineras públicas integrado por Autlán, Frisco, Grupo México y Peñoles, perdiera 17,155 millones de dólares de su valor en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) durante el primer semestre de 2013.
 
 

Entre enero y junio de este año el precio del oro cayó 27.2%, mientras que la plata -donde México es el principal productor global- tuvo una baja de 35.8%, en tanto que el cobre mostró una disminución de 16.8% y el manganeso 6%. El ajuste en estos dos últimos estuvo relacionado con la una menor demanda en China, país que enfrenta una desaceleración económica.
 
 

Martín Perera, Client Trading Services de Saxo Capital Markets, dijo que era de esperarse un el ajuste en la cotización de estos commodities ante la mejoría que muestra la economía de Estados Unidos, lo que causó un reenfoque de las inversiones hacia otro tipo de instrumentos.
 
 
“En la crisis económica los inversionistas se refugiaron en los metales para cuidar sus capitales, principalmente en el oro y la plata; esto empujó a una mayor demanda que llevó a que varios de estos commodities alcanzaran niveles históricos. Sin embargo, ahora que han mejorado las cosas en la economía de Estados Unidos se están realizando inyecciones en otros ámbitos, provocando un reajuste en el precio los metales”, explicó.
 
 
Si bien la minería sigue siendo una actividad productiva, la pérdida de valor de los metales puede traer una reconfiguración del negocio, en donde sobrevivirán aquellas empresas que hayan previsto estos cambios.
 
Entre las cuatro mineras, Peñoles que preside Alberto Bailleres, fue la que registró la mayor pérdida de valor en la BMV por 8,204 millones de dólares (mdd) al situarse en los 12,392 mdd a finales de junio de 2013.
 
 

Por su parte, Grupo México vio mermado su patrimonio en 5,745 millones de dólares (mdd) para ubicarse en los 23,228 mdd. La firma que dirige Germán Larrea es muy sensible al comportamiento del precio del cobre, metal que aporta el 80% de sus ingresos de la división minera.
 
 
Con una alta exposición a la cotización de la plata y el oro, Minera Frisco registró una merma de 3,205 mdd en su valor de capitalización al pasar de 11,031 mdd el 31 de diciembre de 2012 a 7,825 mdd el 28 de junio de 2013. En tanto Minera Autlán, que produce manganeso perdió 111.6 mdd al finalizar el mes pasado con un valor de 177.3 millones de dólares.
 
Rodrigo Heredia, subdirector de Análisis Bursátil de Ve por Mas Casa de Bolsa, explicó que la industria minera es un negocio cíclico, por lo que los indicadores actuales apuntan a una tendencia a la baja, particularmente en los precios de los metales preciosos.
 
 
“En cuanto a los metales industriales (como el cobre), el desempeño económico de China será clave para determinar la tendencia de largo plazo, ya que el país asiático es el mayor consumidor de la mayoría de los mismos, si la tendencia de una desaceleración en su economía se mantiene, la perspectiva será aún más difícil”, advirtió.
 
 

Mineras pequeñas buscan soluciones
 
 
El deterioro en el precio de los metales está llevando a las mineras pequeñas a buscar opciones autosustentables en sus operaciones, dijo Arturo Perea, presidente de la Asociación Minera de Chihuahua.
 
 
“El problema es que no se tiene el dinero suficiente para seguir con estos planes y las instituciones bancarias ofrecen créditos insuficientes o nulos, por lo que no podemos desarrollarnos y evitar el cierre de negocios”, agregó.
 
 

Julio Pomar, vocero del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, indicó que el ajuste en el precio de los commodities es transitorio y confió en que llegue una estabilización. Sin embargo, analistas de casas de bolsa prevén que los precios de las cotizaciones mantengan una tendencia negativa hasta el 2014. Citigroup anticipa una caída de 10 por ciento en el precio del oro en la segunda mitad del año y de 6 por ciento en el cobre.