Empresas

México sobresale en
AL con proyectos de infraestructura fallidos por 5,900 mdd

De 5 de los grandes proyectos que han sido pospuestos en América Latina, México destaca por tener dos con un monto de más 5 mil millones de dólares, el tren México-Querétaro y el tren Transpeninsular, de acuerdo con la consultora CG-LA Infrastructure.
Tren México Toluca

Entre las grandes obras que no se materializaron en México está el tren México-Querétaro, con una inversión de 4 mil 300 millones de dólares. (Cortesía)

Con una inversión detenida que supera los 5 mil 953 millones de dólares, México destaca entre los países con proyectos de infraestructura fallidos en América Latina.

Según la consultora CG-LA Infrastructure, de las cinco grandes obras que no se materializaron en la región, México tiene dos: el tren México-Querétaro, con una inversión de 4 mil 300 millones de dólares, pospuesto indefinidamente, y el tren Transpeninsular, en la península de Yucatán, que fue cancelado y tendría una inversión de alrededor de 800 millones de dólares.

Los proyectos se suspendieron ante el recorte al gasto público de 2015, derivado de los menores ingresos petroleros en el país. Tan sólo con la cancelación del tren México-Querétaro, se tendrá que realizar el pago de una compensación por 20 millones de pesos al consorcio al que se retiró el contrato y se dejarán de crear alrededor de 60 mil empleos directos e indirectos en su construcción.

“No nos gusta que ningún proyecto se suspenda o cancele, pero hay que dimensionar, el tren (México-Querétaro) era un proyecto para no menos de cuatro años, si medimos la afectación para el PIB de la construcción de 2015 no sería más de 0.1 por ciento, sería mínima”, dijo Gustavo Arballo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

A los dos trenes detenidos debe sumarse el satélite Centenario, cuyo lanzamiento resultó fallido, y requirió de 390 millones de dólares, así como la licitación de una nueva cadena de televisión abierta, por la que se pagarían 198 millones de dólares, que terminó por declararse desierta. Ambos proyectos, de telecomunicaciones elevarían el monto de inversiones fallidas a 5 mil 953 millones de dólares.

Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT, dijo la semana pasada que ya se está en curso de cobrar el seguro que reembolsará de forma íntegra el costo del satélite y su lanzamiento, aunque reconoció que lanzar otro tardaría varios meses.

“La construcción de un nuevo satélite tomaría 36 meses, otros meses más de espera para tener una órbita a donde ser lanzado; entonces los expertos nos indicarán que es lo más conveniente para ver con esos recursos qué acción se toma”, comentó el funcionario en conferencia por motivo del día del Ingeniero, el 1 de julio.

Adicionalmente, sólo en 2015 dejaron de construirse 90 kilómetros de carreteras, que habrían representado una inversión por 266 millones de dólares, con lo que los recursos que para proyectos suspendidos se elevan a 5 mil 954 millones de dólares.

APPS, UNA ALTERNATIVA

Ante un nuevo recorte al gasto, especialistas advirtieron que los primeros proyectos en postergarse serían aquellos que no están dentro de los compromisos presidenciales o aquellos que no son prioritarios.

Carlos Méndez, vicepresidente de ICA, consideró que lo que buscaría el sector privado es que no se cancelen proyectos, sino que se cambien a esquemas de Asociaciones Público Privadas (APPs), de modo que haya otras fuentes de financiamiento.

Arballo dijo que se analizan medidas adicionales de inversión privada y adelantó que se han realizado ejercicios con las autoridades y empresas para canalizar obras bajo esquemas APPs y que de esta manera no se cancelen o posterguen proyectos.

“Existen otros esquemas financieros o crediticios que se pueden utilizar considerando los recursos de la Afores y que así las expectativas del país para generar infraestructura no se detengan o se vean grandemente afectadas”, agregó el presidente de la CMIC.

Para compensar el recorte de carreteras federales, la SCT sumó seis autopistas a su plan original de 46 autopistas que se construyen con recursos privados.

El resto de proyectos que no se materializaron en América Latina fueron uno de transporte intermodal entre Sao Paulo y Río de Janeiro, en Brasil, con una inversión de 2 mil 700 millones de dólares; otro de transmisión eléctrica entre Panamá y Colombia por 500 millones; y el tren interoceánico de Bolivia por 10 mil millones de dólares.

Edmundo Gamas, director general del Instituto Mexicano de Desarrollo de Infraestructura, previó que si el recorte al gasto se mantiene en el mediano plazo, podría volver a obligar a cancelar nuevos proyectos o a generar mayor estrés financiero.

“a