Empresas

México quiere aliviar decepción china con nuevo AICM

Para aliviar la relación con China tras la cancelación del tren México-Querétaro, el gobierno mexicano busca atraer a empresas estatales de ese país al proyecto del nuevo AICM, dijo una fuente a Reuters.
El nuevo aeropuerto

El nuevo aeropuerto se construirá en terrenos de propiedad federal. (Tomada de YouTube)

México está tratando de atraer a empresas estatales chinas con el fin de que participen en la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para tratar de compensar la licitación cancelada del tren de alta velocidad México-Querétaro que agrió las relaciones con Pekín, dijo una fuente con conocimiento del plan del Gobierno.

El gobierno anunció en septiembre que construiría la nueva terminal aérea, que requiere una inversión de 11 mil millones de dólares, para aliviar la congestión del aeropuerto capitalino y atender a 120 millones de pasajeros al año en un plazo de 50 años.

La otra, un tren de alta velocidad para unir Ciudad de México con Querétaro, quedó en vilo por el recorte presupuestario tras haber cancelado una licitación que había ganado un consorcio liderado por la estatal China Railway Construction Corp (CRCC), en una acción que sorprendió a Pekín, según las autoridades.

Funcionarios mexicanos de alto rango creen que el disgusto de China podría ser mitigado con la participación de algunas de sus empresas estatales en la construcción del aeropuerto, dijo la fuente, que pidió no ser identificada porque no estaba autorizada a hablar públicamente.

"En algunos niveles de Gobierno (chino) hay una profunda decepción y una profunda desconfianza en México", dijo. "El balón está en nuestra cancha y tenemos que dar una respuesta con nuevos proyectos".

A CRCC, que tenía el contrato ferroviario de 3 mil 750 millones de dólares, se le revocó la adjudicación días antes de que se conociera que la esposa de Peña Nieto había comprado una lujosa casa a Grupo Higa, una de las empresas mexicanas en el consorcio ganador para el tren.

Posteriores reportes de prensa demostraron que el mandatario y el secretario de Hacienda también habían comprado o usado un domicilio del mismo contratista del Gobierno.

México iba a licitar nuevamente el proyecto del tren y se esperaba que CRCC pudiera ganar, pero la fuerte caída de los precios petroleros, uno de los motores de la economía mexicana, obligó al Gobierno a suspenderlo.

Después de cancelar la adjudicación del proyecto del tren, una delegación encabezada por el secretario de Comunicaciones y Transporte, Gerardo Ruiz Esparza, dijo a funcionarios en Pekín que México daría la bienvenida a la participación de China en el aeropuerto, sostuvo la fuente.

"De alguna manera, es el pago de favores a las empresas chinas que les negaron lo del tren Mexico-Queretaro", dijo Daniel Ávila, senador del PAN del Comité Asia-Pacífico del Congreso.

La fuente añadió que México cree que las firmas chinas se ajustarían bien a Norman Foster, el arquitecto elegido para el diseño del aeropuerto capitalino.

Y aunque a China le gusta la idea, dijo, todavía no hay una decisión sobre qué empresa estatal participaría en las próximas licitaciones para la construcción de la terminal aérea. Ruiz Esparza espera que la construcción inicie en septiembre u octubre de este año.

La portavoz de la cancillería china Hua Chunying dijo que aunque no conocen el proyecto "siempre decimos que apoyamos empresas chinas para salir y cooperar con otros países en infraestructura, construcción y edificación".

Varias compañías chinas con experiencia en grandes proyectos de infraestructura, entre ellos China Camc Engineering Co. y Comunicaciones de China Construction Co. no respondieron a solicitudes para hacer comentarios.

México aún sopesa cómo dividir el trabajo para el enorme proyecto, que incluye contratos de diferentes tamaños. Algunos ya han sido asignados, pero la mayoría de las licitaciones para adjudicar jugosos contratos de construcción son un secreto.

Las empresas chinas tendrían que ganar cualquier concurso, pero México podría pedir a algunas que participen.

"Por lo que yo sé, no hay invitación específica a nadie", dijo el portavoz de la SCT, Rodolfo González. "El deseo es que todos los que están mejor equipados, que tienen las mejores capacidades técnicas y financieras, participen".