Empresas

México lidera la
comunidad libanesa mundial

En México hay 450 mil migrantes provenientes de Líbano. En 3 dependencias federales hay funcionarios libaneses: Semarnat, Sener y Secretaría de Salud. Carlos Slim es uno de los principales representantes de esta comunidad. 
Claudia Alcántara
24 marzo 2014 21:55 Última actualización 25 marzo 2014 5:0
Carlos Slim

Carlos Slim

México es considerado como el país en donde se encuentra la comunidad libanesa con mayor fuerza moral y económica del resto del mundo, a pesar de que el volumen de migrantes apenas alcanza las 450 mil personas, afirmó Alejandro Kuri Pheres, nuevo presidente de la Unión Libanesa Cultural Mundial.

“En número quizá esté en el lugar 25, pero en calidad y fuerza laboral está en primer lugar. La comunidad libanesa de México es la mejor organizada del mundo”, destacó Kuri.

La fuerza económica y política de los libaneses es tal en México, que no sólo se concentra en figuras como Carlos Slim y Alfredo Harp Helú, sino también en la vida política, aseguró.

Actualmente, tres secretarios de estado de la administración son de origen libanés (segundas o terceras generaciones): Juan José Guerra Abud, de Semarnat; Pedro Joaquín Coldwell, de la Secretaría de Energía y Mercedes Juan López, de la Secretaría de Salud.

El estatus que se ha ganado el país, le ha valido para que durante este año, México coordine la comunidad mundial, al encabezar el organismo fundado desde 1959.

En entrevista, el expresidente de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios, delegación Ciudad de México, manifestó que actualmente existen 14 millones de libaneses viviendo en el extranjero, los cuales envían remesas a Líbano por un monto cercano a 5 mil millones de dólares por año.

En el caso de México no hay datos sobre la cantidad que manda la comunidad libanesa mexicana hacia su país de origen, ya que los envíos se hacen a través de familias o asociaciones religiosas.

Los migrantes siguen mandando dinero, aunque no sean familias directas, porque están orgullosos de sus orígenes y para que los pueblos sobrevivan y no se conviertan en fantasmas.

Kuri resaltó que la migración sigue siendo importante, porque es parte de la cultura; antes América era el principal destino de estos libaneses, sin embargo, la actividad económica y petrolera de los países árabes ha concentrado a la juventud que desea una mejor vida.