Empresas

Mexicanos migran de
los súpers a las ‘tienditas’

Ante la debilidad de la economía nacional en el 2013,
los consumidores optaron por las compras de proximidad, a pesar de que acudir al canal tradicional no es necesariamente más barato que ir al súper.
Ilse Santa Rita
27 marzo 2014 19:52 Última actualización 28 marzo 2014 5:0
[La participación de las tiendas de abarrotes creció 4.4 por ciento y representó el 41.6 por ciento de las compras de la población. / Archivo]

[La participación de las tiendas de abarrotes creció 4.4 por ciento y representó el 41.6 por ciento de las compras de la población. / Archivo]

Como resultado de la desaceleración económica en 2013, los consumidores mexicanos mostraron preferencia por realizar sus compras en los canales de cercanía como tiendas de abarrotes, farmacias y tiendas de conveniencia, en lugar de los grandes autoservicios.

Según el estudio Consumers Insight, elaborado por la firma de investigación de mercados Kantar Worldpanel México, a principios del año pasado de cada 100 pesos que gastaba una familia en compras domésticas, 31.6 pesos lo hacía en un autoservicio, mientras hoy esa proporción ha bajado a 30 pesos.

En tanto, los canales tradicionales como las tiendas de abarrotes y otros de formatos de cercanía como conveniencia, minisúpers, farmacias, mercados, tianguis, lecherías, panaderías y tortillerías han pasado de 58.5 a 60.6 pesos de cada 100 pesos de compra.


La migración hacia este tipo de canales se atribuye a que cada visita representa un menor desembolso que ir al autoservicio, aunque esto no necesariamente significa obtener menores precios, según un comparativo realizado por EL FINANCIERO.

“Las personas piensan en términos de desembolso por ocasión, no precisamente en precio por unidad”, explicó Fabián Ghirardelly, country manager de la firma.

Carlos González, director de análisis de Monex, dijo que este es un comportamiento que tiende a observarse en tiempos de desaceleración o crisis económica, ya que las personas buscan llevar un mayor control sobre su gasto.

Según datos de las empresas del sector, el ticket promedio de una tienda de conveniencia Oxxo es de 27.5 pesos, mientras el de un autoservicio como Comercial Mexicana ronda los 200 pesos.

El año pasado, Walmart registró caídas constantes en el número de operaciones, así como en el ticket promedio. En total, la cadena de autoservicios líder en México acumuló una baja de 1.7 por ciento en el tráfico de clientes en 2013.

De acuerdo con cifras de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), el canal de supermercado fue el que tuvo el peor desempeño el año pasado comparado con el de tiendas especializadas y departamentales.

En el 2013, las tiendas de autoservicios afiliadas a la ANTAD registraron en conjunto un crecimiento de apenas 0.1 por ciento a tiendas iguales y de 5.1 por ciento a tiendas totales respecto del año previo, frente a los crecimientos del año anterior de 4.6 y 10.8 por ciento, respectivamente.

Sin embargo, la diversificación de canales no fue suficiente para que las empresas abarroteras mayoristas superaran el crecimiento de los autoservicios. El año pasado, la facturación de estas empresas fue de 4.7 por ciento, según cifras del índice ISCAM (Información Sistematizada de Canales y Mercados).

Los abarrotes, con un peso del 75.1 por ciento en las ventas totales del canal mayorista, crecieron impulsadas principalmente por categorías como galletas, leche, atunes, detergentes, papel higiénico así como alimentos para mascotas, cuyas ventas crecieron 36.2 por ciento respecto del cierre del 2012. Datos de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas (ANAM) exponen que dentro del mercado de productos de consumo, el canal mayoreo abarrotero representa el 45.6 por ciento.

No obstante, la ANTAD calcula que el canal tradicional representa 54 por ciento del sector comercial, mientras que el canal moderno detenta el restante 46 por ciento; de este porcentaje, 30 por ciento corresponde a los autoservicios.

“El cambio de canales se da en los ambientes recesivos como lo vimos también en el 2009, cuando también se observó esta tendencia”, agregó el ejecutivo de Monex.

EMPRESAS SE SUBEN A LA TENDENCIA

Esta situación ha hecho que las empresas de consumo refuercen su apuesta en el canal tradicional.

Directivos de Sigma Alimentos dijeron recientemente a los analistas que buscarían expandir la cobertura y distribución en el canal tradicional, por lo que darían más soporte a las tiendas de la esquina.

La entrada en vigor de la reforma fiscal, que incrementó el precio de algunos alimentos con alto contenido calórico, ha golpeado los bolsillos de las familias. Esto afecta las ventas de las empresas de consumo, mismas que han implementado estrategias de reformulación de productos.

Aun con este panorama, los analistas esperan una recuperación en el consumo en el tercer trimestre del presente año. Por consiguiente, se espera también una mejoría en el desempeño de ventas de las cadenas de autoservicios.

En el acumulado del primer bimestre de 2014 las ventas de las tiendas de autoservicio registraron una caída de 1 por ciento a tiendas iguales y un crecimiento de 3.3 por ciento a unidades totales.

En el canal tradicional más de la mitad de las personas hacen compras de entre 10 y 20 pesos