Empresas

Meta en venta de vivienda nueva se queda 32% abajo

01 febrero 2014 9:41 Última actualización 31 diciembre 2013 5:2

 [Pese a que Peña Nieto estimó que se vendería medio millón de casas, no se alcanzó el objetivo / Cuartoscuro]


 
 
 
Claudia Alcántara
 
La industria de vivienda no logró superar la meta de 500 mil casas nuevas vendidas en 2013 como se había pronosticado a inicios del año, afectada por la contracción del crédito y la crisis de las grandes desarrolladoras del sector, como Homex, Urbi y Geo, coincidieron expertos.
 
Eugene Towle, socio director de la consultora Softec, estimó que ante la contracción en la producción anual de casas y departamentos, el sector concluirá el año con la comercialización de entre 330 mil y 340 mil unidades nuevas, lo cual será entre 32 y 34 por ciento menor que el objetivo fijado.
 
Con motivo de la presentación de la Política Nacional de Vivienda, el 11 de febrero de 2013 el Presidente Enrique Peña anunció que el gobierno tenía contemplado impulsar más de un millón de acciones de lotificación, construcción, ampliación y mejora en hogares, tanto en el campo como en las ciudades. De este millón de acciones, más de 500 mil corresponderían a nuevas construcciones.
 
Sin embargo, Towle explicó que para producir 500 mil viviendas nuevas al año con un valor de alrededor de 300 mil millones de pesos, las constructoras necesitan un saldo de créditos puente de 120 mil millones de pesos y 80 mil millones en capital, los cuales no se tuvieron.
 
“Claramente no tienes ni el financiamiento de construcción, entonces no hay capital y lo hemos venido reduciendo desde hace seis años”, afirmó el experto.
 
El saldo de los créditos puente se ubicó entre 30 mil y 40 mil millones de pesos, lo cual es bajo, dado que no se firmaron a la velocidad que requirieron las vivienderas, estimó Towle.
 
La crisis de Geo, Urbi y Homex, señaló, pegó a las empresas chicas, toda vez que la banca se comportó más renuente con el sector.
 
En consecuencia, dijo, la producción llegó a poco menos de 300 mil casas y al no haber oferta, las ventas sufrieron.
 
Para el próximo año, Towle vaticinó que será el mismo escenario, porque la producción de casas y departamentos se ubicará entre 250 mil a 300 mil, ya que a pesar de que las válvulas del crédito se abrieran hoy, realizar un proyecto implica entre 12 y 48 meses.
 
El crédito puente a la construcción que hoy se detone, se verá reflejado hasta finales del 2015, adelantó el ejecutivo.
 
“Hacer el proyecto inmobiliario toma en la búsqueda de terreno de 6 a 12 meses, en el armado del proyecto de 8 a 36 meses, en ejecución de 12 a 36 meses, entonces los proyectos que se venden ahora, se diseñaron en 2008”, ejemplificó Towle.
 
Ramón Salgado, vicepresidente ejecutivo de Vivienda y Desarrollo Urbano de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, indicó que las 500 mil viviendas eran una cifra base, pero reconoció que la industria estará por debajo de ésta.
 
Lo importante para los constructores no es el número, sino que el tren de vivienda no se frenó a pesar de la serie de dificultades que se registraron, como la salida del mercado de la tres grandes vivienderas, consideró Salgado.
 
“Pudimos sacar un año con una cantidad de tropezones, se cumplieron las metas del sector, no de número sino de certidumbre, reglas y de todo mundo alineado”, resaltó el ejecutivo.
 
¿Listos para 2014?
 
El presidente de la Comisión de Vivienda de la Coparmex, Arturo López, aseguró que los constructores de vivienda están 100 por ciento listos para comenzar a trabajar a partir del 1 de enero de 2014 con las nuevas reglas de operación del programa de subsidios para la compra de casas de la Comisión Nacional de Vivienda.
 
Hubo oportunidad de interactuar con la autoridad para la definición clara y precisa (de las reglas de subsidio), probablemente si haya algo pero muy misceláneo por resolver, algunos polígonos cosas de detalle, pero en general creo que la industria participó activamente, eso nos permite que todo mundo estemos conscientes de lo que viene”, expresó López.
 
Sin embargo, Towle afirmó que además de los cambios en las reglas de los subsidios, los constructores de vivienda deberán estar preparados para enfrentar otras modificaciones en las reglas de operación, como adaptar sus procesos a la reforma fiscal, la ley de extinción de dominio, la ley de protección de datos y la ley antilavado de dinero.