Empresas

Mercado millonario pelean firmas de telcos
y radiodifusión

A pesar de que se espera que las nuevas regulaciones del IFT incentiven la competencia en el sector, los intereses de las empresas por ganar participación en mercados que les han sido vedados o bien de mantener su dominio en éste permanecen.
Ramiro Alonso
04 marzo 2014 22:20 Última actualización 05 marzo 2014 5:0
[Cuartoscuro]  Celebra la apertura de una nueva etapa en telecomunicaciones y radiodifusión en México. 

[Cuartoscuro]  Celebra la apertura de una nueva etapa en telecomunicaciones y radiodifusión en México.

México está lejos de “meter en cintura” a los concesionarios de telecomunicaciones y radiodifusión en el país, afirmaron expertos.

Si bien existe la expectativa de que el decreto constitucional en esta materia y la posterior puesta en marcha de las regulaciones por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) puedan incentivar la competencia equilibrada, en el fondo prevalecen los intereses de las empresas por ganar participación en mercados que les han sido vedados, o bien, mantener su dominio en los que ya participan.

Cifras de la consultoría The Competitive Intelligence Unit (The CIU) indican que el mercado de las telecomunicaciones en el país tiene un valor de 31 mil 559 millones de dólares. América Móvil, la firma de Carlos Slim, capta 67.7 por ciento de dichos ingresos a través de Telcel y Telmex.

El mercado de la radiodifusión tiene un valor de 7 mil 794 millones de dólares. Grupo Televisa se detenta 63 por ciento de ese mercado, mientras que TV Azteca se queda con 35 por ciento. En las últimas semanas, las disputas entraron en un nuevo episodio ante la publicación de las diversas medidas regulatorias por parte del IFT.

Grupo Televisa, a través de sus empresas de cable y DTH, es líder en el segmento de televisión restringida, con una participación superior a 60 por ciento en términos de suscriptores, según datos de la industria. América Móvil, por su parte, domina el mercado de la provisión de servicios de banda ancha.

“Veo a la industria tratando de estirar la liga lo más que dé para evitar el mayor daño o disminuirlo; que es lo que están haciendo ahora con sus peticiones. Esto es una guerra por el mercado, más allá de cualquier otra cosa, es la guerra por mantener el estatus quo”, dijo Irene Levy, presidenta de Observatorio de las Telecomunicaciones (Observatel).

“Hace más de una década, cuando el desarrollo tecnológico potenció las comunicaciones electrónicas y abrió un universo de opciones ilimitadas, desde el celular hasta la TV por internet, se desató una guerra sin cuartel entre los jugadores del sector”, recordó Purificación Carpinteyro.