Empresas

Mercado de TV analógicos dejará de percibir 2,472 mdp con NOM

12 febrero 2014 4:44 Última actualización 04 junio 2013 13:28

[Bloomberg]Esos televisores ya no se podrán vender en México en cierto momento. 


Notimex
 
El costo total aproximado que representa el importe de las ventas de televisores analógicos, que se dejaría de percibir una vez que entre en vigor la Norma Oficial Mexicana (NOM) 192, asciende a 2,472 millones de pesos.


De acuerdo con el anteproyecto que presentó la Secretaría de Economía ante la Cofemer, "el precio promedio unitario de los televisores analógicos en México asciende a 1,648 pesos, por lo tanto, el costo de no poder seguir comercializando televisores analógicos en México asciende a  2,472 millones de pesos".


La NOM 192 tiene el objetivo de garantizar que los consumidores tengan la certeza de adquirir un televisor que cuenta con las especificaciones necesarias para recibir, sintonizar y reproducir las señales digitales, así como de recibir cuando menos señales HDTV y SDTV.


Derivado de la entrada en vigor de esta regulación, los productores de televisores con tecnología analógica no podrán seguir comercializando su producto dentro del territorio nacional.


En este sentido, la oferta de televisores analógicos en México tendrá que ser reorientada hacia aquellos países en los que no se ha llevado a cabo la migración de señal analógica a digital, señala la dependencia.


A partir de la entrada en vigor de la NOM, los productores y/o comercializadores de televisores que no cuenten con capacidad, por sí mismos, para recibir, sintonizar o reproducir cuando menos señales de HDTV y SDTV, y se encuentren inventariados, tendrán un periodo de 30 días para comercializar sus equipos analógicos.


"Una vez finalizado este periodo, los televisores que no cuenten con la capacidad referida no se podrán comercializar", subraya la dependencia.


Refiere que en 2011 el consumo de televisores con tecnología analógica alcanzó la cifra de 1.5 millones de unidades adquiridas, la cual representa una cifra considerable si se toma en cuenta que es una tecnología que va a ser desplazada.


Por consiguiente, en los últimos años se ha registrado un descenso en la producción de televisores convencionales (los cuales reciben solamente señal analógica) y un aumento en el ensamble de televisores digitales, pero el proceso se vislumbra lento.


Enfatiza que esto cobra importancia en el marco de la instauración del "apagón analógico", ya que aquellos consumidores que adquieran o que en años recientes hayan adquirido un televisor con tecnología analógica dejarán de recibir la señal televisiva.


"Esta medida tiene como propósito que la oferta de dicho producto se homologue en su totalidad a las especificaciones técnicas necesarias para recibir, sintonizar y reproducir, cuando menos, las señales que se transmitan con el estándar A/53 de ATSC".


Destaca que aquel sector de la población que cuente con un televisor analógico tendrá la alternativa de adaptarlo para que posea la capacidad de recibir señales TDT.


Ello, mediante la adquisición de un decodificador que cuente con la capacidad de recibir, sintonizar y reproducir en formato analógico NTSC/M, cuando menos, las señales que se transmitan con el estándar A/53 del ATSC.


"Esto con el objetivo de no dejar vulnerable aquellos usuarios que aún poseen un televisor analógico y no cuentan con la capacidad económica de adquirir un televisor digital", expone el anteproyecto.