Empresas

Mercado cervecero vale 22,367 mdd en México

10 febrero 2014 5:22 Última actualización 16 julio 2013 5:51

[Cuartoscuro]


 
 
Miguel Ángel Pallares
 
 
La disputa por las prácticas monopólicas en México entre las tres principales cerveceras multinacionales –AB InBev, Heineken y Miller– se da en un mercado con 800 mil puntos de venta e ingresos de 22 mil 367 millones de dólares (mdd), el cual es 5 veces más grande que el de cigarros y superior a la industria restaurantera nacional.
 
Grupo Modelo, propiedad de AB InBev, es la compañía dominante en México con 55.9% de participación y atiende a 500,000 establecimientos como tiendas de abarrotes, autoservicios, restaurantes, hoteles y otros, a través de cuatro mil 500 rutas de distribución.
 
Cuauhtémoc Moctezuma (CM), de la transnacional Heineken, cuenta con 43% de penetración en la industria cervecera en México y aunque en su reporte anual no detalla el tamaño de su red de distribución, uno de sus canales exclusivos son las casi 11,000 tiendas Oxxo en el país. Desde hace algunos años, Miller Trading Company ha intentado entrar al mercado mexicano, pero los contratos entre los 2 grupos dominantes con los centros de consumo han impedido que sus productos puedan venderse en bares y restaurantes.
  

El atractivo del mercado mexicano son sus 7 mil millones de litros de cerveza que se venderán este año, los cuales generarán ventas por 294 mil 300 millones de pesos (equivalentes a 22 mil 367 mdd) que significan cerca del 0.3% del Producto Interno Bruto (PIB), según datos de consultoras y de la industria.
 
 
Las ventas de cerveza en México superan por mucho a las de tabaco que ascienden a más de 4 mil 400 mdd y también a las inherentes a los mercados restaurantero y farmaceútico en ambos de 15,300 millones al año.
 
 
El pasado miércoles la Comisión Federal de Competencia (CFC) informó que interpuso 3 condiciones para evitar la dominancia de Grupo Modelo y CM en la industria cervecera: tener contratos de exclusividad sólo en 25% de los puntos de venta; que los contratos sean escritos y de tiempo limitado y que las cervezas artesanales gocen de acceso a restaurantes y bares.
 
 
Para Sergio Garcilazo, catedrático de la Universidad Panamericana, el fallo de la CFC no traerá cambios importantes en la industria cervecera debido a que las dos compañías dominantes tienen controlado gran parte del mercado.