Empresas

Megatúnel de drenaje del DF se dispara 82%

01 febrero 2014 8:6 Última actualización 12 diciembre 2013 5:2

 [Las obras tuvieron que pararse por 6 meses por las fuertes lluvias. / Cuartoscuro] 


 
 
Ana Valle
 
 
A lo largo de los cuatro años que ha tomado la construcción del Túnel Emisor Oriente (TEO), la inversión total que requiere la obra se ha disparado 82 por ciento desde el monto originalmente presupuestado.
 
 
Inicialmente, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tenía un presupuesto designado para la obra de 11 mil 187 millones de pesos para el túnel, pero a menos de un mes de que concluya el 2013, los requerimientos ascienden a 20 mil 388 millones, según información de la propia institución.
 
 
El monto de la inversión que ha alcanzado el proyecto representa 70 por ciento de los 28 mil 600 millones de pesos que necesitó la carretera Durango-Mazatlán, la obra más costosa que se ha construido en México en al menos los últimos 10 años.
 
En un recorrido de EL FINANCIERO en la Lumbrera 7 del TEO, que forma parte del segundo tramo de construcción ubicado en Ecatepec, Rafael Carmona, gerente de ingeniería de la coordinación general de Proyectos Especiales de Abastecimiento y Saneamiento de Conagua, dijo que pese a que los estudios revelaron los tipos de suelo que encontrarían en el trazo del proyecto, hubo algunas sorpresas en el camino.
 
 
En algunas áreas se hallaron rocas que hicieron más lento el avance. “Se hicieron pruebas geológicas cada 200 metros para conocer los tipos de suelos, pero en algunos tramos hubo rocas duras como basaltos o redondeadas, además de piedras que se encuentran en los ríos”, detalló el funcionario. Hasta el momento, se han excavado 23 kilómetros, que representan 37 por ciento de la longitud total del túnel, aunque los avances contemplan los seis tramos en que está dividido el proyecto.
 
 
 
 
Llueve sobre mojado
 
 
Carmona señaló que si bien la construcción arrancó en 2009, las actividades se detuvieron durante medio año debido a que las fuertes lluvias inundaron los 300 metros de excavación, retomándose la construcción en 2010.
 
 
La obra hidráulica servirá para desalojar las aguas residuales y pluviales de la Ciudad de México a lo largo de un túnel de 7 metros de diámetro y 62 kilómetros de longitud que atravesará el Estado de México y llevará el agua a la planta de tratamiento de aguas residuales (PTAR) de Atotonilco, en Hidalgo.
 
 
El TEO es considerada una obra de emergencia, cuyo proyecto ejecutivo y de construcción, fueron asignados al consorcio COMISSA, formado por Empreas ICA y su filial Cotrisa, Grupo Carso, Lombardo Construcción y Constructora Estrella.
 
 
El primer tramo de 10 kilómetros y cinco lumbreras se puso en operación en julio del 2012 y fue construido por ICA.
 
 
Alonso Quintana, director general de la firma, ha señalado que los costos se elevaron debido a problemas que encontraron en la calidad del suelo por el que atravesaba la obra.
 
 
ICA está encargada de los primeros 21 kilómetros del proyecto. Se estimaba que la obra se concluiría a mediados de este año, sin embargo, la fecha se pospondrá.
 
“La fecha definitiva la estamos evaluando, la fecha de terminación tendremos que darla a conocer a la Presidencia de la República en pocos días”, aseveró el funcionario de la Comisión Nacional del Agua.