Empresas

Megaproyecto chino en Cabo Pulmo causa controversia

En dicho desarrollo se invertirán 3 mil 600 millones de pesos; contará con hoteles, campos de golf y residencias. Sin embargo, organizaciones ambientalistas prevén que terminará con los arrecifes de la zona.
Ana Valle
22 mayo 2014 21:6 Última actualización 23 mayo 2014 5:0
 [El DF es el principal mercado proveedor de turismo a Los Cabos, con un total de 420 mil turistas en 2012. Cuartoscuro] 

[El DF es el principal mercado proveedor de turismo a Los Cabos, con un total de 420 mil turistas en 2012. Cuartoscuro]

Inversionistas chinos y estadounidenses planean un desarrollo inmobiliario situado a 15 kilómetros de Cabo Pulmo, en Baja California Sur, compuesto por hoteles, campos de golf y una zona residencial con una inversión de alrededor de 3 mil 600 millones de dólares, aunque dada su cercanía con los arrecifes de la zona, ambientalistas han hecho un llamado a frenar el proyecto.

El complejo turístico y residencial está siendo sometido a una evaluación de impacto ambiental por parte de la Semarnat y el fallo podría estar en los siguientes dos meses, dando pie a que su desarrollo arranque el próximo año, aseguró el director ejecutivo del proyecto, Sergio Tabansky.

“Se realizó una manifestación de impacto ambiental que inició hace un par de meses y concluyó hace dos semanas con una reunión pública de información y a partir de ahí, la autoridad se toma unos 60 días para el análisis y evaluación”, explicó Tabansky.

Cabo Dorado es un proyecto que se realizará en su totalidad con inversión extranjera de las empresas Glorious Earth Group y Beijing Sansong International, las cuales contarán con la participación de la empresa de infraestructura China State Construction Engineering.

La asociación civil Costasalvaje es uno de los grupos ambientalistas que se opone al desarrollo, al considerar el impacto negativo que podría tener sobre los arrecifes, los cuales se calcula que podrían desaparecer en la década en que se construya el complejo.

Fay Crevoshay, directora de comunicaciones y políticas públicas de Costasalvaje, consideró que con este desarrollo “es seguro que el arrecife no va a sobrevivir”, al cual nombró uno de los “orgullos de la Semarnat”.

En la región hay carencia de agua y la construcción de este complejo empeoraría la situación, lo que provocaría que en algunos años se buscara instalar una desalinizadora, que terminaría infestando de algas el arrecife, anticipó Crevoshay