Empresas

5 marcas que reviven para aprovechar la nostalgia
y el consumo

Diversas marcas que en México vieron su fin en los años 90, buscan una segunda oportunidad para reconquistar al mercado, apostando por la nostalgia de quienes fueron sus antiguos consumidores.
Fernanda Celis
30 diciembre 2015 21:38 Última actualización 31 diciembre 2015 4:55
little caesars

Little Caesars, es una de las marcas  que buscan una segunda oportunidad. (Tomada de www.facebook.com/littlecaesarsMEX)

Marcas de alimentos, tecnología e incluso de autos han visto en México la oportunidad de regresar y reconquistar al mercado, donde la mejora en el consumo y la nostalgia por parte de los consumidores son sus aliados.

Algunas marcas vieron su salida en los años 90, tras la llegada de firmas extranjeras por la puesta en marcha de tratados comerciales de México, mientras que otras dejaron de existir por la falta de adaptación a las nuevas tecnologías y tendencias.

Ahora, los Loco-popotes y la Bronto-doble de Burger Boy, las donas y el café de Dunkin´Donuts, el delfín Flippy de Gamesa, las Madalenas de Grupo Bimbo y otras más que parecían extintas en el país como la cadena de pizzas Little Caesars, son algunas marcas o productos que buscan una segunda oportunidad.

José Zaga, consejero de Grupo ACE, que agrupa a 33 asociados de diversas cadenas de comercio especializado, señaló que la mejora en el consumo, que a su vez contribuye al incremento de la clase media, así como la nostalgia de marcas que hacen recordar a muchos mexicanos su infancia o juventud, permiten que ciertas firmas se encuentren de moda nuevamente, al tiempo en que facilitan el recibimiento de éstas.

“La nostalgia le da gran oportunidad a las marcas para poder regresar, pues éstas tienen su propia personalidad. Cuando una marca deja de existir, deja buenos recuerdos en la gente, lo cual se convierte en una oportunidad para su relanzamiento. De igual manera, el fortalecimiento del consumo ayuda, pues ello conlleva a un incremento de la clase media”, comentó Zaga.

Aunque los indicadores relacionados con el consumo registran una ligera desaceleración, aún continúan fuertes en México. La tasa de inflación anual en México se ubica en 2 por ciento, con lo cual suma un nuevo mínimo histórico.

Burger Boy, por ejemplo, regresará al país, luego de que esta firma emblemática de los años 80 saliera tras la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) en 1994, que ocasionó la llegada de cadenas internacionales de todos los giros, además de la fortaleza de empresas como McDonald’s.

Burger Boy anunció su regreso hace unas semanas con el relanzamiento de sus dos primeros restaurantes en un año y medio en el Distrito Federal.

“La drástica y rápida apertura de las fronteras, en el año 1994, dio pie a que ingresaran productos de muy baja calidad y precio, inundando el mercado, y provocando el cierre y desaparición de una gran cantidad de empresas mexicanas de varios sectores como calzado, juguete y textil, entre otros”, señaló Miguel Ángel Martín, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Juguete (Amiju).

Otras más como Dunkin´Donuts salieron en tiempos difíciles para la economía mexicana. La firma dedicada a la venta de café, donas y alimentos preparados llegó en 1992 con cerca de 100 restaurantes y se fue en el 2009, tras el término de su contrato para continuar operando la franquicias. Sin embargo, este año regresó de la mano de la operadora Sizzling Platter México, que prevé la apertura de 106 unidades en cinco o seis años, a ubicarse en la Ciudad de México, Hidalgo, Morelos, Jalisco y Querétaro, ante la confianza en el comportamiento económico del país.

La operadora también se enfocará en la expansión de Little Caesars, luego de que en 2002 bajo el mando de CMR, dueña de Wings, cerrara alrededor de 14 unidades, tras un plan para abrir aproximadamente 300 tiendas hacia 2010. Sizzling Platter espera la apertura de 19 unidades para el 2016 de la cadena de pizzas.

Bimbo regresó a las tienditas sus panecitos Madalenas en diciembre de 2013, tras casi una década de haber dejado el mercado y Gamesa hizo lo propio con el pastelillo de malvavisco Flippy, que este año surgió nuevamente a la venta a través de la marca Mamut, luego de que la empresa desapareciera en los 90 el producto reconocido por un delfín en su empaque.

Haz clic en la imagen para ampliarla.

EMPRESAS-marcasreviven