Empresas

Magnate ruso obstaculiza crear la cementera más grande del mundo

Filaret Galchev, con un patrimonio estimado en 4 mil 300 millones de dólares, se ha interpuesto en el acuerdo de fusión entre Holcim y Lafarge para crear la mayor cementera del mundo; Galchev tiene una participación de 10.8 por ciento en Holcim.
Reuters
03 abril 2015 13:35 Última actualización 03 abril 2015 13:35
Lafarge

(Bloomberg)

LONDRES/MOSCU.- Un multimillonario ruso está tratando de boicotear los esfuerzos de Holcim y Lafarge por crear la mayor cementera del mundo, semanas antes de una votación clave de los accionistas para ratificar la fusión.

Filaret Galchev, el segundo más grande accionista de la suiza Holcim con una participación de 10.8 por ciento, está aumentando la presión para renegociar un mejor acuerdo.

El empresario de 51 años ha rechazado los términos de una fusión ya revisada a favor de Holcim, los que describió como "poco satisfactorios y mal concebidos". Además, desestimó de plano una propuesta presentada el miércoles por el presidente de Holcim, Wolfgang Reitzle, que le ofrecía un puesto en el directorio de la nueva compañía.

Galchev quiere reabrir el asunto del ratio del canje que hace que cada acción de Lafarge valga 0.90 acciones de Holcim.

Pero Reitzle ha descartado renegociar esos términos e indicó que daría a conocer pronto el nombre del nuevo presidente ejecutivo para disipar las preocupaciones del accionista, aunque aún queda por ver si esto será suficiente para hacer que Galchev reduzca la presión.

Galchev es la figura más visible de una corriente de accionistas de Holcim que no están convencidos de los supuestos términos igualitarios de la fusión. Holcim necesita convencer a dos tercios de sus accionistas en la reunión del 8 de mayo para que aprueben un aumento de capital con el objetivo de financiar la operación.

Fuentes cercanas al asunto dicen que Holcim parece estar dispuesto a correr el riesgo de seguir adelante con la votación sin el apoyo de Galchev, apostando a que de todas formas obtendrá su respaldo dado que el valor de su participación podría caer si el acuerdo naufraga.

Phil Roseberg, un analista de Bernstein, dijo que el resultado de la votación sigue en duda y que una mayoría a favor del "no" alentada por el empresario ruso podría bloquear la fusión. Holcim dijo el viernes que confiaba en que los accionistas darían luz verde al acuerdo.

Galchev ha puesto en aprietos a aquellos que apoyan el acuerdo de fusión. El millonario ruso compró un 6.5 por ciento de Holcim a través de Eurocement en 2008, y posteriormente incrementó esa participación al 10.8 por ciento.

Con un patrimonio estimado en 4 mil 300 millones de dólares, Galchev es el vigésimotercer hombre más rico de Rusia, de acuerdo a la revista Forbes. Casado y con dos hijos, comenzó en la industria del carbón pero hizo fortuna en el sector cementero, al comprar plantas en Rusia, Ucrania, y Uzbekistán a inicios de la década del 2000.

Eurocement es ahora el mayor productor ruso de cemento, con una participación de mercado del 35 por ciento.

En Holcim, Galchev no siempre ha sido bienvenido, dicen algunas fuentes, porque el mayor accionista de la compañía y nieto de su fundador, Thomas Schmidheiny, temió un intento de compra de parte del ruso.

Schmidheiny nunca le ofreció a Galchev un lugar en el directorio y no le avisó con anticipación de las negociaciones con Lafarge.