Empresas

Los mexicanos son el "combustible" del Tsuru

10 febrero 2014 4:16 Última actualización 17 octubre 2013 5:2

[De 2003 a 2010, el Tsuru fue el auto más demandado. / El Financiero] 


 



Axel Sánchez
 
 
 
A pesar de ser el vehículo peor calificado en seguridad y haber sido descontinuado en varios países del mundo, el Tsuru de Nissan sigue siendo uno de los preferidos de los mexicanos, quienes han hecho que se mantenga su producción. El próximo año, este modelo de la armadora japonesa cumplirá 30 años de vida en México.
 
[FOTOGALERÍA: Tsuru, tres décadas en cinco fotos]
 

Según datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, en los primeros nueve meses del 2013 se comercializaron 34 mil 592 unidades de este modelo en el país, lo que significó un aumento de 30 por ciento respecto del mismo periodo del año pasado. Esto representó 18 por ciento del total de vehículos que se comercializaron entre enero y septiembre, posicionándose como el segundo auto más demandado del mercado, después del Aveo, de General Motors.
 

Gremios de taxistas de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey reconocieron al modelo Tsuru por el ser el auto más confiable y con la mejor calidad del mercado para hacer sus labores.
 

Esto, a pesar de que el Programa de Evaluación de Autos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP, por sus siglas en inglés) no le otorgó ninguna estrella al vehículo por considerarlo el menos seguro dentro de una prueba a 34 vehículos que se venden en la región.
 

Herman Morfin, subdirector de Comunicación Corporativa de Nissan Mexicana, consideró que tener el reconocimiento del público es la mejor prueba de la confiabilidad del vehículo.
 

“Los clientes toman en cuenta su accesibilidad, calidad, durabilidad y confiabilidad basada en años de experiencia y manejo en el mundo real”, expresó.
 

Destacó que el Tsuru se sigue ensamblando en la planta de Nissan ubicada en Cuernavaca, Morelos (único lugar donde se maquila en el mundo), y añadió que hay pedidos tanto para servicio de flotillas como para clientes individuales.
 

Gerardo Gómez, director de la consultora JD Power México, atribuyó su éxito en el país a que el vehículo cumple con lo que busca el consumidor: espacio y un motor que funcione, sin componentes tecnológicos que encarezcan su precio.
 

“Cuando llegaron los autos chinos al país la gente prefirió adquirir un Tsuru, puesto que confían más en una tecnología austera pero de origen nacional”, destacó.
 

Este modelo, explicó, es ideal para México ya que 60 por ciento de los consumidores maneja autos subcompactos y compactos. Aunque llegará el momento en que no cumpla con normas ambientales y se tendrá que evaluar si sigue su producción.