Empresas

Lo que el CEO de AT&T aprendió de Slim y le llevó al acuerdo con Time Warner

Hace 20 años Randall Stephenson se encontraba en una oficina de la Ciudad de México trabajando con Carlos Slim, de quien se hizo amigo y adquirió un hábito que hoy le llevó a que AT&T llegara a un acuerdo de compra con Time Warner.
Bloomberg
24 octubre 2016 10:26 Última actualización 24 octubre 2016 11:48
steph slim

(Especial)

Para entender qué llevó a Randall Stephenson a la transacción de su vida –combinar AT&T con Time Warner- hay que remontarse 20 años, a una modesta oficina en Ciudad de México.

Es ahí donde Stephenson, una estrella en ascenso de la Southwestern Bell Telephone, estaba instalado a los efectos de administrar las tenencias de la compañía al sur de la frontera.

Trabajaba con Carlos Slim, un 'Rey Midas' que fumaba cigarros y había invertido en bienes raíces, plantas embotelladoras y cigarrillos y los había convertido en una fortuna de magnitud suficiente para adquirir el monopolio telefónico que dirigía el Estado.

Ambos se hicieron amigos y Stephenson, oriundo de Oklahoma, adoptó un hábito de Slim: la obsesión por una lista detallada de posibles objetivos de adquisición actualizada de forma periódica con las últimas valuaciones de mercado.

Con los años, a medida que Stephenson fue ascendiendo y su compañía se convirtió en AT&T, conservó el método de su mentor.

En la actualidad, la lista de Stephenson difiere bastante del viejo anotador de Slim.

Reside en la nube de AT&T, donde sólo el máximo responsable puede acceder a la planilla con código de colores de 40 a 45 compañías, lista que se actualiza constantemente con precios de bonos y acciones.

“La lista crece”, dijo Stephenson, que tiene 56 años, en una entrevista del domingo. “Es un documento vivo. Hay compañías que entran y otras que salen. Ahora Time Warner sale”.

1
VIAJE VERTIGINOSO

 

stephenslim

Stephenson buscaba oportunidades fuera del negocio de forraje de su familia cuando se incorporó a Southwestern Bell en 1982 por recomendación de su hermano Kevin, que sigue trabajando en AT&T en Oklahoma.

Ha sido un viaje vertiginoso. Randall se convirtió en máximo responsable financiero en 2001, luego se le nombró CEO en 2007, y hasta el año pasado había concretado más de 200 mil millones de dólares en transacciones, más una de 39 mil millones que bloquearon organismos reguladores.

“Pasados dos años de la concreción de una transacción, examinaban el horizonte en busca de la siguiente. A medida que crecían, mayor tenía que ser la siguiente transacción”, dijo Jonathan Chaplin, un analista de New Street Research.

“Eso se multiplicó cuando Randall ascendió al cargo de máximo responsable, CEO”.

La adquisición de Time Warner por 84 mil 500 millones que se anunció el sábado es la más grande que ha negociado, tanto en el plano económico como por la forma en que transformará AT&T, que tiene sede en Dallas.

Stephenson, un republicano de aire campestre, no es el clásico magnate del sector de entretenimiento.

Si la adquisición de Time Warner obtiene la aprobación de los organismos reguladores, se lanzará de lleno al mundo de los actores de Hollywood y la élite de los medios de Nueva York, desde CNN hasta HBO y Warner Bros.

1
EL AMIGO SLIM

 

slim

A pesar de su larga experiencia de concretar de grandes fusiones y adquisiciones, Stephenson no ha logrado una reputación como Slim de un negociador visionario.

Antes de convertirse en CEO jugó un papel decisivo en la labor de integración entre BellSouth y la antigua AT&T Corp. Time Warner le da la oportunidad de demostrar que no es sólo un gestor hábil, sino un genio estratégico.

"Es demasiado pronto para juzgar la visión de Stephenson", dijo Kevin Roe, analista de Roe Equity Research.

En 2014, Stephenson lanzó una competencia directa a su viejo amigo Slim con la compra de los operadores Iusacell y Nextel, con lo que entró al sector de las telecomunicaciones en México.

"Echo de menos a ese hombre", dijo Stephenson, quien dice que la última vez que vio a Slim fue en la boda de su hija hace unos años.

"Mire, usted tiene gente en su vida que son pequeños malvados y grandes empresarios y quieres estar cerca de ellos. Se aprende mucho de la gente así".

¿En cuanto a la lista inspirada en Slim de Stephenson? Todavía se está comprobando. Todo el tiempo.